DestacadasPolítica

El Juez Fernando Carbajal, allanó la Escuela de Cadetes, inspeccionó el lugar, dialogó con los indignados internos y encontró 2 Estudiantes confinados en aislamiento por indisciplina

El Juez Federal Fernando Carbajal luego de concretarse la audiencia convocada para el día de la fecha, entre los abogados peticionantes Carlos Roberto Lee, Juan Eduardo Davis y Daniel Suizer, y la Fiscal de Estado, Estella Maris Zabala de Copes, el ministro de Gobierno Jorge González y el Dr Romero Bruno por parte del Estado provincial, dispuso el allanamiento de las dependencias de la escuela de cadetes de la policía, para inspeccionar y comprobar personalmente las condiciones de insalubridad, hacinamiento y el trato carcelario en que conviven en la obligada cuarentena.

Denunciaron “la situación de hacinamiento, las condiciones de insalubridad, el maltrato policial y las condiciones carcelarias

Están alojados en “las peores y más peligrosas condiciones”,  y “no están purgando condenas, no son peligrosos delincuentes ni potenciales criminales”

Los abogados que presentaron el Habeas Córpus, en resguardo de los derechos de los estudiantes formoseños alojados en el establecimiento policial por las autoridades provinciales para realizar sus cuarentenas obligatorias, denunciaron “la situación de hacinamiento, las condiciones de insalubridad, el maltrato policial y las condiciones carcelarias”, en que se encuentran alojados las personas que “no están purgando condenas, ni son peligrosos delincuentes ni potenciales criminales”, sino que simplemente están cumpliendo en las peores y más peligrosas condiciones la cuarentena obligatoria que en ese lugar les impusó el Comando del Covid19.

El Ministro de gobierno Jorge Abel González y la Fiscal de Estado Zabala de Copes, negó todo, Cuando les exhibieron las fotos y videos que exponían el deterioro de la escuela de cadetes de la policía de la provincia como a su vez el maltrato de los oficiales a algunas personas, el Ministro negó absolutamente la veracidad de las pruebas.

Entonces ante la sorpresa de todos el Juez Fernando Carbajal, dispuso pasar a un cuarto intermedió para ir a inspeccionar, para comprobar presencialmente las condiciones de salubridad y todo lo que está ocurriendo allí.

Los representantes del gobierno no tuvieron más remedio que asentir pero el detalle fue la reacción de González: “Tengo que ir a la conferencia del Consejo de la Emergencia” afirmó.

Carabajal, palabras más, palabras menos,  le respondió, “la pueden llevar a cabo igual sin usted”.

En este preciso instante,  la escenografía hasta casi cotidiana armada para sostener el relato de una crónica de pandemia impecable sin casos en la provincia, empezó a resquebrajarse. Este sábado González no tendría su actuación estelar en cadena provincial.

El principal ideólogo del relato por la red de medios, debería responder en persona y en el lugar de los hechos, la negación de una situación denunciada por los protagonistas a través de la Redes Sociales que el Gobierno provincial no puede manejar, manipular, ni acallar.

Un poco antes de la llegada de los funcionarios y el juez federal, también llegaron los barbijos para todos y todas, los cadetes corrian limpiando, arreglando, poniendo dispenser con agua, poniendo mochilas a los baños, fumigando el lugar para eliminar las cucarachas, aparecían camas donde no había, y aparecieron elementos descartables para las raciones de comidas.

La fiscal Zabala de Copes sacó de la galera un último recurso y le manifestó al juez que hacía responsable al estado nacional de lo que un fallo adverso podía provocar en la salud pública.

El abogado, Carlos Lee, agregó dirigiéndose a la procuradora, “Y yo la responsabilizo a Ud. por lo que le pueda pasar a los jóvenes que están en esta institución”.

El juez se acercó a los jóvenes que lo llamaban para quejarse por todo lo que fue de conocimiento público en los medios, entre otras cosas el maltrato del jefe de la escuela de cadetes y para explicarle donde tenía que mirar para corroborar el deterioro y las malas condiciones del lugar.

Si bien en un primer momento intentaron guiar al funcionario judicial por determinados sectores, Carabajal decidió recorrer por su cuenta el lugar.

El Juez encontró grupos de alrededor de siete personas en una misma habitación. Una personas diabética que no tendría que estar alojada en ese lugar, constató que personas que ya terminaban la cuarentena tenían contacto con los que recien habían llegado.

Había dos criaturas alojados con su madre en el edificio. Entre otras cosas conversó con los jóvenes que había sido separados del resto del grupo por ser quienes más protestaban. Finalmente y después del trámite el juez tendrá aproximadamente 48 horas para decidir si traslada a las personas de ese lugar y además si no permite que la escuela siga recibiendo gente.

El Ministro de Gobierno le pidió explicaciones al Director de la Escuela de Cadetes de porque se habían mezclado las personas que entraban con las que ya estaban pero lo cierto es que la situación había sido denunciada en las redes desde el minuto cero de la llegada de los estudiantes el día martes cuando pararon con los cosecheros que salieron de cuarentena  el día jueves.

Por su parte Carbajal, le pedía explicaciones al Dr. Romero Bruno sobre  la persona con diabetes y porque 7 u 8 personas compartían habitación en las condiciones que lo hacían.

En síntesis y como le habría dicho el mediático ministro al propio jefe de la policía, “con esto se cae a pedazos todo lo que venimos trabajando”.

El juez federal deberá determinar en 48 horas que decisión tomará con respecto a la Escuela de Cadetes y si les permitirá a los allí alojados seguir la cuarentena en sus casas o en otro lugar provisto por la provincia en mejores condiciones y sin régimen carcelario.

Comenta aquí