DestacadasPolítica

El juez que ordenó desconocer el fallo de la CSJN para frenar la integración Consejo de la Magistratura fue juez Federal de Formosa

Al igual que en la misma época en que Daniel Edgardo Alonso se desempeñó como Juez Federal de Formosa 1999 y 2005, de igual manera el juez provincial de instrucción Ceferino Arroquigaray, ordenó la detención del presidente del Superior Tribunal de Justicia de Formosa Carlos Gerardo González, quien un día antes había fallado en contra de habilitar al gobernador Gildo Insfrán para competir por un nuevo período al frente del Ejecutivo provincial.

Es decir un juez de primera instancia ordenó la detención del presidente del Superior Tribunal de Justicia de Formosa, para facilitar la «inconstitucional» reelección indefinida del gobernador Gildo Insfran. Un escándalo jurídico institucional que vuelve a repetirse de la mano de otro juez que justamente desempeñaba la magistratura federal en la provincia feudal del vitalicio mandatario.

Casi de la misma manera o por lo menos con la misma doctrina feudal de sometimiento el ahora juez federal subrogante de Paraná Daniel Edgardo Alonso, para favorecer las pretensiones de impunidad de Cristina Kirchner, aplicó el disciplinamiento y la obediencia política, aplicó el adoctrinamiento y el sometimiento debido aprendido cuando se desempeño como conjuez a cargo del Juzgado Federal de Formosa entre 1999 y 2002 e integró el Tribunal Oral Federal de Formosa durante catorce meses entre 2004 y 2005.

De esta manera y con la misma disciplina GildoKirchnerista el juez federal de ParanáDaniel Alonso, hizo lugar a una medida cautelar pedida por el kirchnerismo, en una decisión judicial insólita y pocas veces vista en el Poder Judicial.

En primer lugar, como sucedió en Formosa en 1999, el magistrado no respeta un fallo firme de la Corte Suprema de Justicia, que es la máxima instancia.

Mirá También:

Detienen al titular de la justicia formoseña Por la interna del PJ, un juez detuvo al presidente del Superior Tribunal

Mirá También:

Formosa al ritmo de Gildo: Por orden de un Juez de primera instancia detuvieron al presidente del Superior Tribunal de Justicia, para facilitar la «inconstitucional» reelección indefinida de Insfran

Mirá También:

38 años en el poder: Como Gildo Insfran y su banda degradaron a una provincia pujante y productiva en un territorio mendicante

Pero el juez Alonso tiene vínculos o claras afinidades con el kirchnerismo. Fue candidato de la lista Celeste -afín al oficialismo- en la elección de jueces (fue tercero en la lista) para el Consejo de la Magistratura en 2014.

Coincidencia o no, Alberto Lugones, a quien Cristina quiere nombrar presidente del Consejo porque merece su confianza, también representa a la Lista Celeste.

Sin embargo hay otro dato que siembra más sospechas. El gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner mandó el pliego de Alonso al Senado para que sea nombrado vocal de la Cámara de Apelaciones federal de Rosario. Hace un año y medio que Alonso tiene su pliego en el Senado a la espera que la vicepresidenta lo haga aprobar, para así convertirse en camarista. Pero eso no ocurre.

En medio de esa larga espera, el magistrado debió acceder a la presentación de un amparo por parte del cristinista Casaretto.

En el ámbito judicial no sólo no salen de su asombro por la decisión del Alonso, sino que además aseguran que dará lugar a denuncias contra el magistrado, por parte de quienes consideran su actitud como un mal desempeño.

Comenta aquí