Política

El Ministro de Gobierno instruyó a la policía que denuncie, a estudiantes que se resisten a ser exterminados en un verdadero Campo de Concentración

La policía de la provincia, por expresas instrucciones del Ministro de Gobierno Jorge González y del gobernador de la provincia, como lo hicieron con comerciantes y farmacéuticos locales, denunciaron a los jóvenes estudiantes formoseños que al retornar a la provincia de sus lugares de estudios y pasar todos los controles sanitarios, fueron autoritariamente confinados a permanecer encerrados en un lugar hacinado y sin las mínimas condiciones de higiene, como es la Escuela de Cadetes, a la cual compararon con un Campo de Concentración de exterminio.

El ministerio de Gobierno de la provincia de Formosa y la policía denunció a sus nuevos reclusos y a sus angustiados familiares, por querer imponer «sus propias reglas de convivencia» en el Instituto Superior de Formación Policial, donde cumplen con la cuarentena obligatoria, dispuesta Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 para quienes llegan a la provincia.

Mirá También:

Estudiantes alojados en la Escuela de Cadetes, denunciaron hacinamiento en un Campo de Concentración. Hubo disturbios y bocinazos

El Gobierno de la provincia, y la institución, contradiciendo las enfáticas denuncias de los padres, destacaron que estas instalaciones edilicias y servicios esenciales oportunamente fueron puestos a disposición por parte de la Policía de la Provincia de Formosa al Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 en caso de ser necesario el alojamiento de personas en cuarentena.

Resaltaron que el Ministro de Gobierno y el Consejo que preside, resolvieron que las mismas se hallan en óptimas condiciones para la ubicación de familias en forma transitoria y que cumplen con todos los derechos humanos necesarios para que una persona pueda cumplir el aislamiento preventivo.

A pesar de lo cual, el descontento y las airadas protestas de los padres se hicieron oír, y la Policía denunció que “lamentablemente hay personas que hacen prevalecer sus derechos individuales por sobre el derecho de todos”.

Denunciaron que un grupo de personas que ingresaron a partir del 22 de abril “quiere vulnerar la seguridad sanitaria provincial, rehusándose a cumplir el aislamiento o, en su defecto, queriendo imponer sus reglas de convivencia, cuando en realidad ellos son los que vinieron de otros lugares de circulación viral”.

Utilizan medios de comunicación para criticar las instalaciones y servicios que se les pone a disposición gratuita, que en otros tiempos son tan útiles para los jóvenes cadetes y que ahora sirven de mucha ayuda para cumplir el aislamiento”.

Detallaron que hay 28 habitaciones, cada una de ellas con cuatro camas cuchetas, baños privados dentro de cada cuarto, que cada una de las habitaciones cuenta con servicio de agua por red, luz eléctrica y conexión de Internet las 24 horas. Las instalaciones están delimitadas por vallas de seguridad para diferenciar los distintos grupos de personas de acuerdo a los días de arribo.

Los familiares pueden acercarles hasta la guardia de prevención obsequios, comidas y cualquier enser personal, previo control. Además aseguraron que cuentan con el servicio médico permanente del ISFP, la asistencia médica periódica de personal del Centro de Salud Barrial y de la UPAC.

 

Comments

comments

Comenta aquí