Política

EL MODELO: En extrema pobreza, más de 100 familias esperan solución

En el asentamiento ubicado en vías férreas y Alicia Moreau de Justo del barrio San Antonio II, vecinos de la zona relataron cómo viven debido a que no tienen recursos para mejorar su calidad habitacional.

Roberto, uno de los vecinos del lugar comentó que cuando llueve la zona se torna intransitable y recordó que durante el temporal cuando cayeron granizos y el viento fue extremadamente fuerte muchas casillas terminaron sin el techo. “Cuando hay mucho viento tenemos miedo de que se vuele nuestro techo”, confesó.

Seguidamente, el hombre contó que vive allí con su señora y sus dos chicos  desde cuatro años. “Acá tengo mi casa que está fabricada con lona y cuando llueve gotea por todos lados. Además como el agua entra tenemos que lidiar durante varios días con el barrio que va quedando”, aseveró.

Consultado si es que se encuentra trabajando respondió que sí. “Yo trabajo de enfardador en reciclaje de plásticos, cartones, etc. Con eso salvamos el día”, dijo y agregó que le gustaría mejorar su condición habitacional pero con el dinero que gana le es imposible, ya que apenas le alcanza para comprar la comida del día.

Asimismo, Roberto mostró que en el patio de su casa montó una pequeña huerta en donde plantó tomates, morrones, cebollitas, que son para el consumo familiar.

Por otro lado, sostuvo que si tuviera la posibilidad de una reunión con organismos del Estado pediría chapas para arreglar el lugar que habita. “Les diría que nos donen unas chapas para arreglar la casa, otra cuestión es el agua porque a veces durante muchos días no sale entonces tenemos que acarrear en tachos de veinte litros para poder tomar, y para lavar la ropa nos vamos a la represa”, completó.

Pese a toda esta situación, el mismo se mostró optimista en que “ya vendrán tiempos mejores” y esto pasará “a nadie le gusta vivir pero no nos queda de otra”.

Por su parte, Johana, otra vecina del lugar relató: “yo estoy hace rato acá, vivo con mis dos nenas”. “Cuando llueve no podemos salir a ningún lado, en donde vivo se inunda constantemente”, aseveró.

La mujer indicó que comenzó a hacer el trámite para ser adjudicada con un modulo habitacional y recordó que durante el último temporal la pasó muy mal. ”Entró mucha agua a la casa, se me mojaron las ropas y el colchón. Para sacar el líquido tengo que tirar mi ropa y la de mis hijas para que absorba todo”, agregó.

A continuación, Rodrigo, un poblador de la zona también brindó su testimonio ante la Comunidad de Medios. ”Hace dos años que estoy acá con mi familia, la verdad es que sufrimos un poco pero la peleamos”, comenzó y agregó que trabaja reciclando en el vaciadero Municipal. “Ahí me hago para mi puchero”, acotó.

“Tengo tres criaturas de 6, 4 y 1 año. La pared de mi casa es de cartón y lona, y por eso cuando viene algún viento fuerte tenemos que pelearla”, asintió.

“Lo que necesito es un buen techo y una pared para mis hijos, es lo único que les pediría a nuestros funcionarios si tuviera la posibilidad, yo armaría todo. Solo necesito los materiales y yo pongo la mano de obra”, lanzó el muchacho.

Continuó explicando que con lo que gana a diario le alcanza para vivir el día a día. “Yo trabajo en lo que es el reciclaje desde que vine, yo soy de Comandante Fontana, vine de allá porque no había trabajo, no había nada. No me quejo de mi surte por lo menos tengo para darle de comer a mi familia, lo demás lo arreglo, mientras tenga salud”, afirmó.

“Al vaciadero tengo que ir si o si todos los días, así llueva o no, porque mis hijos están primero que cualquier cosa, gracias a Dios no les falta para comer, eso es lo más importante”, dejó en claro.

Por último, la zona es habitada por más de 100 familias quienes viven como pueden y no cuentan ni siquiera con los servicios básicos como ser luz o agua ya que solo tienen instalaciones precarias y peligrosas. Es importante decir que a metros de allí, detrás del barrio Lisbel Rivira, hay otro asentamiento donde formoseños esperan hace más de un año una respuesta por parte del Gobierno. Mientras nadie hace caso a esta situación, estos asentamientos siguen creciendo y cada vez albergan a más familias que no tienen satisfecha la cuestión habitacional.

FUENTE: Diario Expres

Comments

comments

Comenta aquí