Sin categoría

El presidente del Barcelona y la ¿última? chance de recuperar el amor de Lionel Messi

En medio de la tensa situación que se vive en Barcelona entre los futbolistas y los dirigentes, Lionel Messi y el presidente Josep Maria Bartomeu tendrán un cara a cara.

El viaje que harán juntos a Mónaco para presenciar el sorteo de la fase de grupos de la Liga de Campeones, que se hará este viernes, puede ser la última chance para alcanzar la paz.

Será la primera vez que se vean las caras tras las fotos que se tomó gran parte del plantel con Neymar, quien está en serio conflicto con el club catalán tras la salida al PSG. Messi había subido una imagen a Instagram de él con el brasileño, apenas unas horas después de que se conociera que el Barcelona le iniciaba una demanda millonaria a Ney. Una especie de motín en las redes sociales.

Tanto Messi como Gerard Piqué son los señalados por la prensa como los cabecillas de una supuesta rebelión en contra del presidente. El argentino convocó en las últimas horas a sus compañeros para un almuerzo privado con la intención de demostrar lo unido que está el grupo, enviando también un mensaje contra una dirigencia, con la que hay un evidente divorcio.

El tema de la firma del contrato de Leo es otra cuestión a resolver. Messi todavía no puso la rúbrica y esa situación preocupa a todos en Barcelona. Los números están arreglados desde hace algunos meses.

La Pulga y Bartomeu viajarán a Mónaco al mismo evento, pero por diferentes motivos. El futbolista es uno de los tres nominados a mejor jugador de Europa de la temporada pasada, mientras que el presidente irá junto a un contingente para representar al club en el sorteo de la Champions. Además irá Lieke Martens, candidata a mejor futbolista femenina del continente.

Antes de viajar, Messi se entrenará junto al resto de sus compañeros y luego se unirá a la expedición que tomará un vuelo privado rumbo a la capital monegasca.

Publicidad

Comments

comments

Comenta aquí