Política

ELECCIÓN DEL VICEGOBERNADOR… ¿Oportunismo político u obligación institucional…?

Luego del fallecimiento del eterno compañero del fórmula de sempiterno Gobernador de la provincia, cuando velaban el cuerpo aún tibio del Dr. Floro Eleuterio Bogado, ya se abrían todo tipo de especulaciones, sobre la conveniencia de cumplir con el mandato del artículo 135 de la Constitución provincial.

En el frente opositor solo silencio, más especulaciones y algunas complacientes voces que innecesaria; prematura e inconsultamente salieron a ensayar una tibia apreciación de que “es un tema del oficialismo, de la dupla, algo debe decidir él gobernador de la provincia”, nada orgánico, nada institucional.

El ahora famoso artículo 135 de la Constitución provincial, al que propios; extraños; complacientes; conformistas y funcionales le restan precisión de redacción dispone que “En caso de muerte, renuncia, destitución o inhabilidad permanente o declarada del Vicegobernador, las funciones del Poder Ejecutivo serán desempeñadas por el Presidente de la Legislatura hasta tanto se proceda a una nueva elección para completar el periodo legal, no pudiendo esta elección recaer en dicho funcionario. No se procederá a nueva elección cuando el tiempo que falta para completar el período gubernativo no exceda más de un año. En caso de suspensión, imposibilidad física o ausencia del vicegobernador, este será igualmente sustituido por el Presidente de la Legislatura mientras dure el impedimento“. Clarísimo, en ningún lugar dice que el gobernador puede hacer lo se le antoje en este tema, y que la oposición debe alinearse silenciosa y con mansedumbre bovina a sus designios.

El mandato de la actual fórmula de gobierno fenece el 10 de diciembre del 2019 y si el almanaque no nos falla, como la interpretación del Art. 135, es probable que para que eso ocurra falte más de un año (12 meses) …, 23 meses y 21 días para ser rigurosamente precisos y eso  al parecer… “excede de un año”, tal cual reza el artículo 135 de nuestra  Constitución. Excepto que a alguien en la oposición se le ocurra, que la medición del tiempo y los plazos legales, solo le compete al Gobernador y su partido.

Y, si es así y más allá del sentido de la oportunidad de que hoy y en esta coyuntura histórica pueda parecer desafortunado o inconveniente, el mandato contitucional debe cumplirse, le guste a quien le guste.

Las sociedades democráticamente serias, siempre se han destacado por cumplir y hacer cumplir las Leyes más allá de coyunturas temporales y de las conveniencias de los gobernantes y opositores de turno y aún en las condiciones más adversas. No fue fácil realizar elecciones en  la Europa de Posguerra, en medio de la tragedia y la reconstrucción pero se hicieron igual, tampoco más recientemente…en medio de ataques terroristas pero se hicieron igual… por que al margen de quien resultaba victorioso lo importante es que el sistema democrático y republicano se ratifique ante el autoritarismo y el terrorismo.

Sin ir más lejos en  nuestra provincia, en plena crisis del 2001/2002, con un país desbastado, con caos hiperinflación, sin sistema monetario, con cuasimonedas de papel pintado inundando el país, como el Bocanfor en Formosa,  con un poder legislativo clausurado por fumigación (???), un poder judicial secuestrado, con su presidente el doctor Gerardo “Martillo” Gonzalez encarcelado por un juez de primera instancia (???) se acuerdan de Arroquigaray?, en médio de este caos… nos preguntamos hoy, era necesario, oportuno, conveniente  convocar a elecciones de constituyentes…? era acaso este un contexto apropiado…?. Se hicieron igual le interesaban a Gildo insfran y a sus funcionales.

Lo remarcamos porque ahora aparecen argumentos tales como: “no es conveniente llamar a elecciones” aduciendo que “es mucho el gasto y para nada, que ya tuvimos muchas elecciones, la gente está cansada de votar, la vice es parte de la fórmula ganadora y le corresponde al oficialismo decidir que hace con ella”, estos suelen ser los argumentos  remanidos  del  autoritarismo y complacientes, que ven en estas imposiciones de formalidades democráticas, casi como pérdidas de tiempo,… pero no entienden que son estas formalidades las que sostienen  el sistema democrático, republicano y federal.

O si no, recordemos hace poco días cuando el autoritarismo populista de los sectores más retrógados del kircherismo y la izquierda nostálgica de la violencia de los 70, generando violencia con sus propios diputados intentó clausurar el congreso de facto, sosteniendo que cuando la calle habla, hay que cerrar el congreso.

Pero volviendo a la cuestión local, la UCR, principal fuerza de oposición en la provincia hizo historia siempre defendió la república, los valores democráticos, el respeto a la Ley y la previsibildad en un marco de calidad institucionalidad, sorpresivamente se podría desdecirse de toda su historia…

Y, menos apareciendo como funcionales y parte de un acuerdo, que parece ser la ofrenda que el implacable “Narcasito” Cabrera le prometió  entregar en bandeja de plata a su jefe y hacedor, y al mismo  tiempo garantizarse para sí, el enorme espacio de poder que implicaría mantener el cargo y la estructura de Floro Bogado sin necesidad de elecciones, de las que tampoco podría participar como candidato.

Los que votaron con las dos manos al bandido y delincuente de Armando Felipe “Papacito” Cabrera, estarán dispuestos a pagar los costos políticos, alcances y consecuencias aún son impensados… de sus acciones y silencios?.

Finalmente cabe una última pregunta: En una provincia en una situación institucional precaria y delicada. Con un  Gobernador procesado por  la Justicia Federal en una causa comprometida, con un vicegobernador fallecido y su estructura traicionada, solo por mantener el status quo del poder, se puede cometer la irresponsablidad de colocar  a la província a las  puertas de una crisis de Gobernabilidad…? Quienes son entonces los que estarían favoreciendo el remedio federal…?.

La constitución y la Ley deben ser cumplidas siempre y al margen de especulaciones y de sentido de la oportunidad o conveniencias de cargos y posicionamientos. Nadie está, ni debe sentirse por encima de la  Ley. Fué Don Leandro N. Alem él que inmortalizó aquella frase que postulaba: “En política no se hace lo que se quiere… en política no se hace lo que se puede… en política se hace lo que se DEBE”.

 

Comments

comments

Comenta aquí