Política

Ex contador K promete declarar como testigo arrepentido y ofrece nuevas revelaciones

Es Víctor Manzanares. Preso hace más de 5 meses, se peleó con los Kirchner y ya no trabaja para la familia.

“La familia Kirchner ingresó a mi estudio en el año 76 o 77 como un cliente más. (Néstor) Kirchner había sido abogado de mi padre en algunas de sus firmas vinculadas con el rubro automotor. Desde los 14 años conozco a la familia Kirchner”, recordó en su última declaración el contador Víctor Manzanares. Pero esa relación que rememoró ante la Justicia, se cortó. Y promete nuevas revelaciones judiciales, incómodas para los K.

Preso desde mediados de julio, Manzanares fue desvinculado por la ex Presidenta y Máximo Kirchner de la tarea que desempeñaba hace décadas para la familia. La decisión se tomó hace poco más de un mes y fue sólo una muestra del quiebre en la relación.

Lo dejaron solo todo este tiempo y él, desde febrero, va mostrar que sólo actuó en las causas como contador, cumpliendo órdenes de sus clientes”, señalaron desde su entorno a Clarín. Otra relación de años que se rompe después del avance de las causas judiciales.

Desde el 17 de julio Víctor Manzanares está preso en el Penal de Marcos Paz. La decisión la tomó el juez Claudio Bonadio en el marco de la causa Los Sauces SA. Determinó que estaba obstruyendo a la Justicia al pedir que una serie de alquileres que se cobraran a través del Condominio Máximo y Florencia Kirchner (antes Sucesión Néstor Kirchner) que administra los inmuebles heredados, se depositen en una cuenta particular cuando el condominio contaba con intervención judicial. Una carta con su firma fue el elemento determinante para que el magistrado ordene su prisión preventiva.

Desde su detención, el contador no tuvo ninguna comunicación con Cristina y Máximo Kirchner. “Nunca hablaron con él”, plantearon desde su entorno a Clarín. La relación con la ex Presidenta y el diputado nacional “se quebró definitivamente hace dos meses, porque lo dejaron virtualmente solo“, señalaron.

El contador que se peleó con los Kirchner y promete nuevas revelaciones

El contador Víctor Manzanares, en julio, cuando lo llevaron detenido.

Sin diálogo, “sin ayuda”, Manzanares dio por finalizada una relación de años durante los cuales tuvo la responsabilidad de llevar los números de las empresas familiares y tuvo a cargo la confección de las declaraciones juradas de los ex presidentes y del líder de La Cámpora. Eso quedó en el pasado.

Ayer desde las 14 hasta las 20 estuvo en Marcos Paz, el abogado Alejandro Baldini reunido con él, donde acordaron los últimos detalles de por dónde irá la nueva estrategia para defenderse en las causas judiciales. Hasta ahora, a Manzanares lo defendía Carlos Beraldi, abogado que también trabaja para los Kirchner en otras causas.

En este contexto, ​el 1 de febrero Baldini (amigo del contador en Río Gallegos) asumiría en las tres causas en la que se lo investiga a Víctor Manzanares. Ya están firmados y certificados los escritos que se presentarán en febrero.

“El cambio en la estrategia será modificar el rol atribuido, está acusado de ser organizador en la asociación ilícita y en maniobras de lavado de activos, pero se demostrará que sólo era el contador y que recibía órdenes de sus clientes como todo profesional”, señalaron a Clarín desde el entorno del contador.

Aunque inevitablemente el contador terminará apuntando contra la ex Presidenta y su hijo al señalar que de ellos recibía órdenes en su función de contador, descartan que se acoja al programa de imputados protegidos, la ley que utilizó Alejandro Vandenbroele para declarar en la causa Ciccone como imputado colaborador.

El quiebre definitivo de la relación tuvo otro antecedente. Tal como contó Clarín, Manzanares declaró ante el juez Julián Ercolini -que lleva la causa Hotesur SA (empresa dueña del hotel Alto Calafate)-, que por orden de Cristina Kirchner modificó información en actas de asamblea “con liquid paper“.

Luego del fallecimiento de Néstor Kirchner, el contador colocó en las actas que concurrían Cristina Fernández, Florencia Kirchner y Máximo Kirchner. “(Romina) Mercado le acercó a Fernández los libros y vio esas actas e indicó que debía consignarse que concurría a esos actos Máximo Kirchner por sí y en representación de la sucesión de su padre” y que después de esa indicación “lo modifiqué”.

En el acta se borró el nombre de Cristina Kirchner y se reemplazó por el de su hijo en letra cursiva. Se trata del acta de Asamblea del 26 de marzo de 2014 en la que se eligió, según el texto, un nuevo directorio del Alto Calafate; el diputado Máximo Kirchner avaló una enmienda en la fecha de un acta de directorio que, según allí se menciona, tuvo lugar el 20 de marzo de 2014. Pero ese día está sobreescrito a mano sobre liquid paper, sospecha la Justicia.

Después que se conoció el contenido de su declaración indagatoria, el contador –que hace más de 30 días ya no presta sus servicios para la familia Kirchner-, decidió cambiar de defensa, algo que según pudo saber Clarín se formalizaría recién el 1 de febrero cuando se retome la actividad judicial tras la feria de verano.

Son tres las causas en la que Manzanares es investigado junto a Cristina Kirchner y sus hijos Máximo y Florencia.

Comments

comments

Comenta aquí