Política

FAA exigirá liberar las aguas del bañado, y la emergencia de la zona afectada por el avance del Pilcomayo

 1,374 total views,  2 views today

La Federación Agraria Argentina exigió la urgente apertura de las compuertas instaladas debajo del puente construido sobre la ruta provincial 28, tras identificar el brutal exceso de agua que desde hace varias semanas viene afectando a miles de pobladores y chacras del oeste provincial, como consecuencia de la extraordinaria crecida del río Pilcomayo y la ausencia y mantenimiento de obras. Del modo, reclamó la declaración de emergencia de la región, a la que ya identificó como zona de desastre, con su producción agropecuaria devastada y sus campesinos angustiados por el durísimo escenario y la falta de asistencia oficial.

“En las próximas horas efectuaremos una presentación formal ante las autoridades provinciales y nacionales, pidiendo la habilitación de las esclusas de la obra hidrovial que se levante sobre la ruta provincial 28, y la declaración de emergencia, como una reacción urgente para tratar de aliviar un panorama desolador para miles de productores formoseños, sus chacras y una producción, a la que ya debe considerarse perdida”, reveló el presidente de la Federación Agraria Argentina de Laguna Naineck, Elio Lescano que en las últimas horas recorrió una amplia franja de la zona afectada, junto a Luis Galeano, Carlos Cantón, y Pánfilo Ayala, también miembro de la entidad federada.

“Se estima que más de 200 mil hectáreas están siendo afectadas por estas inundaciones y nos preocupa la falta de reacción de las autoridades, primero, para accionar y contener ya a la gente damnificada y, segundo, la falta de previsión para evitar o morigerar estas situaciones, como también la ausencia de trabajos de mantenimiento de las obras de defensa existentes algunas colonias”, planteó Pánfilo Ayala, director regional de FAA.

El grupo recorrió un amplio rectángulo entre la ruta nacional 81, el límite con Salta y con Paraguay y la ruta provincial 28, que se extendió durante dos días.

“Básicamente estuvimos en El Churcal, El Potrillo, Vaca Perdida, El Cañón, La Línea, La Rinconada, Fortín Soledad, El Quemado, La Represa, Punta del Agua, Campo del Cielo, poblaciones pertenecientes a los departamentos, Ramón Lista, Bermejo y Patiño, donde el panorama es sencillamente desolador, tanto por los efectos del agua como por la angustia de la gente”, agregó.

“Resulta muy llamativo como la obra hidrovial no libera el agua que trae el Pilcomayo, permitiendo que un inmenso espejo de agua mantenga inundado a miles de hectáreas, mientras del otro lado el líquido surca normalmente las tierras”, advirtió.

“Del diálogo con muchos ganaderos, esto ocurre porque hay muchos funcionarios que tienen sus propiedades y sus campos en la zona; entonces prefieren no abrir las compuertas para evitar la salida del agua y sus efectos”, contó Ayala.

“Ya comenzó el éxodo de muchas familias, porque no pueden vivir en el agua, donde, además, carecen de los elementos necesarios para continuar con sus vidas, como los alimentos y la ubicación de sus animales en zonas altas”, añadió.

Comments

comments

Comenta aquí