DestacadasPolítica

Falleció el último sobreviviente al que dejaron inválido en la criminal represión policial a La Primavera

El 23 de noviembre del 2010, Formosa y el país se conmovían por la criminal represión policial del gobierno de Gildo Insfran, a los qom de la colonia La Primavera que reclamaban por sus tierras ancestrales, que Insfran quería entregar a la familia Celias y otra parte convertirla en un Instituto Universitario, en el brutal desalojo murieron el aborigen Roberto López y el oficial de policía Heber Falcón

El saldo de la represión ordenada por Gildo Insfran, además de los fallecidos dejó un saldo de varios heridos y baleados, chozas quemadas y decenas de detenidos. En el medio brutalmente golpeado por la policía que lo había dejado tirado por muerto apareció Samuel, un agricultor qom que tenía 48 años, una familia compuesta por su mujer y nueve hijos.

Samuel Garcete como consecuencia de los golpes y las patadas, quedó inconsciente y cuando despertó estaba en la sala de terapia intensiva del Hospital de Alta Complejidad en la capital provincial, donde estuvo internado casi dos meses. 

Garcete afirmaba que se desmayó por los golpes que recibió en el piso cuando estaba tirado e indefenso, y que al momento del ataque “estaba desarmado y mediando para evitar la represión. A raíz de los golpes pierdo el conocimiento”.
“Sinceramente no sé quién me levantó del suelo, cómo ni cuándo. No tengo ni idea de cómo llegué al hospital”, explicó Garcete.

“Quemaron mis documentos”

Preguntado por sus heridas, dijo “me golpearon mi cabeza, me pisaron, con la bota en la pierna y nosotros estábamos reclamando la tierra, eso nomás”, remarcó. “Me golpearon todo, no tengo más dientes”. Además señaló que recibió impactos de balas de goma, y que luego los policías lo alcanzaron para golpearlo. “Después de eso me desmayé, y no sé más nada” sintetizó.

“Me golpearon todo, y de ahí no me acuerdo más, casi perdí mi memoria”, explicó una y otra vez para luego remarcar “no tenía armas, ni palos ni nada, pero igual me golpearon”.

“Me falta una muleta, y mercaderías aunque sea un poco, porque estoy en una casa de prestado, y no tengo nada. No sé si me van a dar más medicamentos, tengo unos pocos pero mi recuperación va a llevar varios días más” agregó. 
“Quemaron mi documento, no tengo ahora, solo tengo una constancia. Ahora no sé cuándo voy a ir a la colonia, porque no tengo plata para viajar”, sostuvo Garcete.

“Me golpearon, me pegaron, me lastimaron mucho. Todo fue por la tierra”, sostuvo con un dejo de tristeza al caer en la realidad nuevamente.

Comments

comments

Comenta aquí