Política

Gildo Insfrán antes de fin de año sería citado a indagatoria por el escandaloso negociado con Vandenbroele y Boudou

SE CONVERTIRÁ EN EL PRIMER GOBERNADOR FORMOSEÑO EN SER REQUERIDO POR LA JUSTICIA FEDERAL PARA DAR EXPLICACIONES SOBRE UN ESCANDOLOSO HECHO DE CORRUPCIÓN Y ASOCIACIÓN ILÍCITA PARA APROPIARSE DE FONDOS DEL ESTADO PROVINCIAL. Vandenbroele ya reconoció que conoce y trabaja para Amado Boudou y dio precisiones sobre la transacción con Formosa, y el retorno de 2,2 millones de pesos a una cuenta del presidente del Banco de Formosa, Martín Cortez, supuesto testaferro y asesor financiero de Gildo Insfrán.

Gildo Insfrán podría ser citado a indagatoria antes de fin de año por el juez federal Ariel Lijo, en la causa por irregularidades en la renegociación de la deuda pública de la Provincia con la Nación, en 2009. Justamente la provincia había contratado para asesoramiento a The Old Fund, la sociedad presidida por Alejandro Vandenbroele, que en su declaración como arrepentido en la Justicia mencionó al gobernador de Formosa.

The Old Fund había sido contratada durante el kirchnerismo para supuestamente asesorar a Formosa y cobró casi $ 8 millones (unos dos millones de dólares al cambio de esa época), pese a que carecía de experiencia en el tema. Todo se produjo en momentos en que Amado Boudou era ministro de Economía. Para el juez Lijo esta contratación fue la antesala de la compra de la ex Ciccone Calcográfica, operación que derivó en un juicio que se realiza actualmente.

En su declaración como arrepentido Vandenbroele mencionó a Boudou y al gobernador Gildo Insfran al hablar sobre cómo llegó a intervenir con la sociedad que preside en la negociación de la deuda de la provincia con la Nación durante el kirchnerismo. En consecuencia, el gobernador de Formosa (en el cargo desde 1995) podría ser citado a indagatoria antes de fin de año.

El fiscal federal Jorge Di Lello había pedido en marzo pasado la citación de Insfrán, entre otros. Por esta causa deberá declarar el 19 de diciembre el propio Boudou, actualmente detenido en una causa por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito y enjuiciado junto a Vandenbroele por el caso Ciccone.

Vandenbroele, durante las 10 horas que compareció ante la Justicia, recordó que Núñez Carmona, le dice que tienen que fabricar una consultora para poder justificar honorarios por el asesoramiento para el refinanciamiento de la deuda de Formosa. Cobraron más de 7 millones de pesos mediante The Old Fund, creada al efecto, se los repartieron y 2,2 volvieron a Formosa.

Vandenbroele dijo que una parte del dinero fue para Martín Cortez, funcionario del Banco de Formosa que trabaja con el Fonfipro. El resto lo retiró en efectivo y lo convirtió en dólares. Explicó que supone que la plata de Cortés era para el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, y que la parte de Núñez Carmona, en billetes, era para Boudou, como le había asegurado Núñez Carmona.

Con este antecedente de 2009, Núñez Carmona lo volvió a buscar cuando tuvo otro encargo. Esta vez era Néstor Kirchner el preocupado. Ciccone Calcográfica, la empresa que fabricaba dinero, estaba en quiebra por sus deudas fiscales. Kirchner detestaba a los Ciccone. Los acusaba de vínculos con la dictadura y con Alfredo Yabrán. Pero tampoco quería a Antonio Tabanelli, el dueño de Boldt, al que consideraba financista oculto de los sueños electorales de Eduardo Duhalde y de Daniel Scioli. Y Boldt estaba alquilando Ciccone y pretendía quedársela. Vandenbroele dijo que entonces Néstor Kirchner encargó a Boudou buscar empresarios locales que manejaran la empresa a la que consideraba estratégica en el nuevo mapa regional. No quería que quedara en manos extranjeras, como exploraron los Ciccone.

Boudou acudió a su abogado experto en cuestiones corporativas que le había proporcionado Núñez Carmona para el asunto de Formosa. Ahora Gildo Insfrán deberá ir a la justicia a dar explicaciones. En Formosa dentro del PJ y en la oposición ya se discute su sucesión.

Comments

comments

Comenta aquí