Sin categoría

Guillermo Barros Schelotto dejó una ironía sobre el penal contra Boca

 1,314 total views,  2 views today

“Tenemos ventaja”. Guillermo Barros Schelotto trata de mostrarse firme apenas unos minutos después de dejar dos puntos muy valiosos en la cancha de Huracán. Dice que su Boca sigue estando arriba de todos, lo cual es cierto, y se aferra a eso para no caer en ese océano de dudas en el que todos menos Boca quieren que caiga Boca. “Habrá que ver los resultados de los rivales a ver si se acercan o no”, desafía al resto -a River- y les traslada la presión. Pero no se hace el distraído el Mellizo: se hace cargo del bajo rendimiento de su equipo: “No jugamos bien hasta el minuto 75”. Parece demasiado poco para el puntero del torneo, que debe defender ese puesto de privilegio en la recta final de la competencia.

 

“Tenemos dolor por el empate”, dice Guillermo con cara de nada. El 1-1 lo dejó visiblemente fastidioso, disconforme. Explotó con el árbitro Darío Herrera cuando cobró el penal de Rossi sobre Rolfi Montenegro en el último minuto del encuentro y por eso se fue expulsado. “Estaba muy lejos para ver la jugada del penal”, explica ante la prensa. “No la vi, no sé si fue”, reitera ante la insistencia periodística. Hasta que ya no puede más y suelta su ironía: “Está bien, hacía mucho que a Boca no le cobraban un penal en contra… ahora falta lo otro”. Hay que remontarse a la primera fecha ante Lanús para encontrar el último penal en contra. En esa oportunidad Brian Montenegro lo erró.

Vuelve al juego el entrenador. “La diferencia entre los de arriba y los de abajo en el fútbol argentino no existe. Empatamos con Patronato, River con Sarmiento…”, detalla. Y asegura que “el campeón va a ser el que mejor juegue. Hay que dejar al costado la presión y ganar”. Claro que en cuanto puede se encarga de pasar alguna factura por críticas anteriores: “En muchos partidos jugamos bien y no ganamos y ahí se hablaba del resultado y no del juego”.

 

lo elogia a Fernando Gago el Mellizo: “Lo vi bien, dentro del partido que estábamos jugando nos daba buena salida, mete pelotas de gol”. Y dice que “la única situación que generó Huracán fue en offside” y que después del gol de Boca “patearon menos al arco”.

Así se va Barros Schelotto, entre ironías, broncas y no mucha autocrítica de su Boca, que volvió a dejar una imagen deslucida. Todavía tiene ventaja, cierto, pero ya no es demasiada. Y él lo sabe.w

Comments

comments

Comenta aquí