NacionalesPolítica

Gustavo Valdés rechazó lo que dijo Cabandié y ratificó que “desde hace mucho pedimos ayuda a la Nación y no responden»

Gustavo Valdés transita el momento más dramático desde que asumió como gobernador. Las llamas del fuego se propagan con gran rapidez desde hace semanas por el vasto territorio de Corrientes después de sesenta días de sequía. Si bien repite que la prioridad es controlar los 18 focos de incendios, Valdés estima que la crisis de quemas que atraviesa la provincia dejará pérdidas económicas por 25 mil millones de pesos. “La situación es muy compleja”, remarca el mandatario, quien declaró anoche zona de catástrofe ecológico y ambiental a la provincia, en diálogo con LA NACION.

Frente a la tragedia, el gobernador de Corrientes busca bajarle el tono a la disputa con la Casa Rosada por la asistencia. Tras los cortocircuitos con el ministro de Ambiente, Juan Cabandié, Valdés reclama “dejar de lado la grieta, sobre todo, en medio del desastre”. Dice que recibió ayuda por parte de funcionarios nacionales y otros mandatarios provinciales –incluso Axel Kicillof-, pero que no recibió un llamado ni un mensaje del presidente Alberto Fernández [NdRhablaron anoche, tras la entrevista con este medio].

-¿Cuál es el panorama que enfrenta en la provincia?

La situación es muy compleja. Vamos a declarar zona de desastre los Esteros del Iberá y también las zonas productivas afectadas. Ya hemos decretado la emergencia agropecuaria.

He recibido apoyo de provincias como Jujuy, Córdoba, Buenos Aires, Misiones, la Capital o Mendoza. Estamos trabajando coordinadamente entre todos, me mandan elementos. Pero la realidad supera cualquier previsión que se pueda tener. Es prácticamente increíble lo que estamos viviendo. Y la naturaleza, sin dudas, nos está dando una advertencia y una lección enorme.

-¿La situación se agravó durante las últimas horas?

-Estamos cerca de 18 focos de incendio. Son tres frentes grandes y distintos focos que estamos peleando en varios puntos de la provincia. Estamos coordinando todo para poder enviar recursos para combatir los distintos puntos. Tratamos de llegar a todos lados, pero la magnitud de lo que está ocurriendo es muy grande.

-Juan Cabandié dijo que usted admitió que demoró en solicitar la ayuda. ¿Es así?

-No voy a polemizar más con ningún funcionario del Gobierno nacional.

-¿Habló con el presidente Alberto Fernández?

-No, no hablé con el Presidente. Sé que el ministro Cabandié sobrevoló la zona, pero no voy a seguir polemizando con el Gobierno.

-¿Es llamativo que Fernández no se haya comunicado con usted frente a esta situación?

-No, estuvo afuera el Presidente, pero, seguramente, está mandando ayuda y colaboración a través de sus ministros. Estuvo el ministro de Agricultura [Julián Domínguez], con quien estamos diagramando la estrategia para ayudar a los productores con posterioridad a los incendios. También hablé con [Eduardo] Wado de Pedro o Juan Zabaleta [Desarrollo Social] y Jorge Taiana [Defensa], quienes están mandando su ayuda. El Ejército está colaborando y hay fuerzas de seguridad asistiendo a los bomberos, defensa civil, intendentes y productores.

-¿Por qué se llegó a esta situación en Corrientes? ¿Necesitan más ayuda?

-Sin duda. Necesitamos todo tipo de ayuda para apagar el fuego, pero también hacia adelante. Los daños que ha sufrido la producción, la flora y la fauna son muy importantes. Tuvimos que evacuar a muchas especies. Vamos a necesitar mucha ayuda cuando el fuego se vaya, pero, hoy, la prioridad es apagar los focos.

-¿Cuál será el impacto económico de los incendios?

-Estamos considerando que supera los 25 mil millones de pesos de pérdida. Ese un primer impacto, pero seguiremos evaluando. Hay productores que perdieron todo. Necesitaremos leyes específicas para recuperar la forestación.

-Dice que “no quiere polemizar”, pero hubo ruido en la coordinación con la Casa Rosada. ¿Lo atribuye a la crispación entre la oposición y el Gobierno?

-Tenemos que dejar de lado la grieta, sobre todo, cuando estamos en medio de un desastre. Tenemos que ser agradecidos con la asistencia que estamos recibiendo de las provincias, que muestran su solidaridad, y del Gobierno nacional, que también está colaborando. Vamos a trabajar intensamente para recuperar lo que perdimos y, fundamentalmente, para estar al lado de los productores, que sufren un daño gigantesco. Por eso, la grieta no ayuda para nada. Todos aquellos que quieran colaborar o venir a ver lo que estamos pasando son bienvenidos. En la zona hay una sequía nunca antes vista y los incendios hacen estragos.

-¿Es cierto que el Gobierno les ofreció ayuda a fines de enero y la rechazaron?

-No, eso no es así. Hace rato solicitamos este tipo de cosas. Rechazo lo que dice Cabandié. No voy a polemizar con él.

-¿El origen del desastre es la sequía o sospecha que hubo incendios intencionales?

-La base es la sequía, sin duda. A mediados de enero comenzó a intensificarse los focos. En algunos casos puede haber la mano del hombre, ya sea por una chispa o descuidos. Y hay que evaluar si hubo intencionalidad o no. Pero no quiero pensar que estos incendios sean intencionales.

-Pide “dejar de lado la grieta”. ¿Se arrepiente de haber dicho que “Cabandié es un ministro que no funciona”?

-No. Hay que lograr una coordinación entre la Nación y las provincias, porque tenemos responsabilidades institucionales, más allá de las diferencias ideológicas.

-Cabandié dijo que usted no tenía un gran equipo forestal. ¿Qué opina? ¿Qué evaluación hace de sus políticas?

-Eso es una chicana. No voy a entrar en polémicas con el ministro.

-¿Cómo se va a materializar la ayuda de la Ciudad u otras provincias?

-En bomberos o carros hidrantes. Es la misma actitud que tuvo el gobernador Juan Schiaretti, quien se puso a disposición y nos envió brigadistas de Córdoba. Axel Kicillof también nos ayudó o Morales, que nos acompañó con bomberos de Jujuy, y Oscar Herrera Aguad, que envió recursos. Así y todo, con toda la fuerza de las provincias, tenemos muchos focos de incendio. Lo único que puede parar esto es una lluvia, que esperemos que sea copiosa. La aguardamos para el fin de semana.

-Dada la gravedad de la situación que relata, ¿no espera una visita o un mensaje del Presidente?

-Todas las visitas son bienvenidas a Corrientes y las puertas están abiertas para todos los que quieran colaborar, porque el daño y el desastre es importante.

-Macri le envió un mensaje y apuntó contra el Gobierno.

-Todos mensajes de ayuda, paz y fortalecimiento para salir de este desastre son bienvenidos.

Comenta aquí