Sin categoría

Internacional Independiente venció a Huracán en el debut de la Superliga

 1,295 total views,  2 views today

En el arranque de la Superliga Independiente tenía una misión que suele no resultarle sencilla: imponerse como local, lograr demostrar ante su gente que puede traducir las buenas intenciones futboleras que baja su entrenador Ariel Holan en goles, en tres puntos, en un triunfo convincente. Y esta vez lo hizo: le ganó 3-1 a Huracán, dio vuelta un arranque adverso y mostró ráfagas de buen fútbol ofensivo para aferrarse a una victoria tan justa como necesaria.

Wanchope Abila abrió la cuenta para el Globo; Martín Benítez (2) y Leandro Fernández lo dieron vuelta para el Rojo.

Independiente cumplió y tuvo un feliz estreno ante su gente

Festejo Rojo en la primera fecha: le ganó 3-1 a Huracán. (Marcelo Carroll)

Había que empezar a ver cómo Independiente reemplazaba a una pieza clave que perdió como Emiliano Rigoni, vendido al Zenit. El cordobés solucionaba muchas de las falencias ofensivas de Independiente desde su pegada o sus desbordes por los dos costados. Y ahora Holan busca variantes.

Ante Huracán jugó con Nico Domingo y Erviti de doble cinco (se conocen por haber jugado juntos en Banfield) y tres atacantes por delante: Benítez, Meza y Barco; arriba Leandro Fernández como faro de ataque.

Enfrente, la apuesta de Huracán era más práctica: esperar con las líneas bien juntas y salir con envíos directos, de contra. Para eso tenía a Pussetto por la banda derecha y a Kaku Romero Gamarra por la izquierda.

Así llegó el gol del 1-0. Desborde y centro con rosca del paraguayo y anticipo goleador de Wanchope, en una de sus primeras pelotas en el regreso al Globo.

Iban 17 minutos y al Rojo se le sumaba un problema. Lo resolvió rápido, Tres minutos más tarde con un centro pasado desde la izquierda que no calculó bien Marcos Díaz, dudaron los centrales, y aprovechó Benítez para el 1-1.

Desde ese momento el partido fue un monólogo de Independiente. Sin profundidad, pero el local dominaba la pelota y el terreno. Y así empezó a arrinconar a Huracán y a hacer figura a Marcos Díaz.

El gol de Leandro Fernández llegó en la primera jugada en la que el equipo de Holan se encontró con espacios para lastimar a fondo. Un pase filtrado de Meza entre los centrales, ideal para el delantero que entró por el centro y definió abajo.

Y ahí destrabó el partido. Desnudó las fallas defensivas de un mediocampo de Huracán que no tiene marca ni tenencia. Cuando el equipo de Alfaro estuvo necesitado de salir por el resultado adverso tampoco mostró ideas ofensivas y lo pagó caro.

El gol de Benítez -entró en pared con Leandro Fernández y definió bien, de punta- fue el regalo que Independiente tanto esperaba para terminar con tranquilidad un partido como local.

Comments

comments

Comenta aquí