Política

Involucran al hermano del Gobernador, “Carlín” Insfran, con maniobras de facturaciones truchas en los torneos de fútbol de la zona norte

Deportistas de la zona Norte aseguran que el fútbol de la zona, como la quiniela oficial y la clandestina de la región esta regenteada y monopolizada por el hermano del Gobernador Gildo Insfran, el diputado ñoqui “Carlín” Insfrán que hoy figura en línea sucesoria del Poder Ejecutivo provincial y, a causa del fallecimiento del ex vicegobernador Floro Bogado, ha sido ungido nespótica y anticipadamente como sucesor y heredero del trono de Gildo Insfran.

El hombre y nuevo terrateniente a quién –aseguran en la zona- su hermano le dio un “plan descansar” con jugoso sueldo, gastos de bloque, cupo de asesores, por lo cual se alza por derecha más 250 mil pesos mensuales sin hacer nada, decir nada y sin siquiera tener la obligación de asistir a las sesiones los jueves de los 8 meses por año en que se reúnen en la Legislatura provincial, hoy esta acusado de algo mucho más grave, que puede demandarle dolores de cabeza judiciales.

Al diputado Carlos Insfran, a quien acusan de enriquecimiento ilícito y de manejar toda la quiniela clandestina de la zona, ahora lo acusan de hacer negociados ilegales con seguros truchos, inscripciones y fichajes ilegales que cobran a clubes y a los jugadores que participan de la Liga Lagunense del Fútbol formoseño, a quienes le cobran por seguros y no les dan boletas ni recibos legales.

En la Liga Lagunense de fútbol que maneja Carlin Insfran, hay 16 equipos (10 en primera y 6 en la B) que son de Naineck; Siete Palmas; Laguna Blanca y otras localidades que pagan –sin recibos oficiales- 50 pesos por fichar a cada jugador, 500 pesos por inscribir al Club, 4 cuotas de 2.850 pesos por seguro del espectador y además pagan seguros por cada jugador por los cuales reciben recibos truchos que no corresponden a ninguna aseguradora legalmente habilitada y controlada por la Superintendencia de Seguros de la Nación, para desempeñarse y dar cobertura en el rubro.

Esta denuncia y las pruebas aportadas ponen al descubierto una maniobra mafiosa que evade responsabilidades legales y configuran delitos como Estafa, Usurpación de Títulos Públicos y enriquecimiento ilícito, que son incompatibles con la función pública y menos con la condición de figurar en la línea sucesoria del poder y de haber sido ungido como sucesor de su hermano Gildo Insfran.

Comments

comments

Comenta aquí