NacionalesPolítica

Javier Milei y Patricia Bullrich: la historia detrás del proyecto que pateó el hormiguero de la política

a reducción de la alícuota del Impuesto al Valor Agregado en los alimentos no es una propuesta original. Mauricio Macri, tras la derrota contra el Frente de Todos en las PASO de 2019, bajó a 0 el gravamen sobre los productos de la canasta básica como un gesto al electorado y para palear los efectos de la crisis económica. Quienes estuvieron presentes en esa decisión cuentan que sus colaboradores hicieron notar un problema en términos de la opinión pública: después del anuncio de la medida, que podría generar un nivel de contento social por la menor carga impositiva, los consumidores “ni se enteran de que pagan menos impuesto”. Pero el Estado, sí.

Los halcones del PRO, a la cabeza del diputado referenciado en Patricia Bullrich, Gerardo Milman, firmaron, en conjunto con Javier Milei, un proyecto de ley para reducir el IVA de 21% a 18%. Paradójicamente, se trata de una contramedida a la suba que implementó Domingo Cavallo durante su gestión. La propuesta se plagó rápidamente de críticas.

Tras el decreto que dispuso la baja al 0% en 2019, 15 provincias presentaron demandas contra el Estado Nacional porque se trata de un impuesto coparticipable, que alimenta las arcas públicas de los gobiernos locales. La Corte Suprema de Justicia interpuso medidas cautelares y determinó que el Poder Ejecutivo debía asumir el costo de la baja en la recaudación.

Gerardo Milman, Patricia Bullrich y Javier Milei
Gerardo Milman, Patricia Bullrich y Javier Milei

El IVA es el impuesto que mayor peso representa para el Estado. Por dar un ejemplo, los conceptos que más aportaron al Tesoro Nacional a noviembre del año pasado fueron, en primer lugar, la emisión monetaria ($1.442.712 millones) y, en segundo lugar, el IVA ($1.298.282 millones). Le siguen los aportes patronales y los derechos de exportación.

En el equipo de Patricia Bullrich le restan importancia a las “tecnicidades” de la medida. Al contrario, insisten que es un “gesto político” y que quieren demostrar la dirección hacia la que iría un potencial gobierno en 2023. Milei adscribió a esta despliegue de espíritu.

Sin embargo, las críticas se acumularon, aun provenientes de referentes de la coalición y expositores liberales del análisis económico. Maximiliano Ferraro, presidente de la Coalición Cívica, twitteó: “Sería bueno que algunos colegas de Juntos por el Cambio dejen la demagogia y el populismo a la inversa. Seamos serios, entre todos estamos construyendo una alternativa para volver a gobernar la Argentina”.

“Yo tengo que tener un mensaje para la gente que está cansada de la política. Más que en la rosca de la política, yo estoy pensando en cómo hago para ensanchar las fronteras de nuestro espacio. Se está produciendo un cambio cultural abajo más rápido que desde el punto de vista de las élites”, dijo Gerardo Milman a LA NACION.

Uno de los especialistas que rechazó el proyecto de ley fue Roberto Cachanosky, de quien se rumoreó un posible vínculo de colaboración con el ala dura del PRO. “Si quieren mostrar una alianza que lo hagan con una medida más contundente, no con una medida de este tipo. Es una payasada, no es algo serio”, comentó a LA NACION. Desde su visión, primero deberían pedir la reducción del gasto público, o bien pretender reducir impuestos más distorsivos del sistema como el impuesto al cheque, Ganancias o las contribuciones patronales.

Desde otro punto de vista, el tributarista César Litvin opinó: “En una coyuntura de un desborde de la presión fiscal con alta inflación, es incuestionable cualquier proyecto que baje en una primera etapa la incidencia de los impuestos a favor de lograr una baja en los precios y movilizar la actividad económica. Debe ir acompañado de una baja del gasto superfluo, aprovechando que no fue aprobado el Presupuesto 2022”.

En esa línea defendió el proyecto Milman, autor formal. “Lo presentamos el lunes, primer día hábil del año, con la intención de empezar marcando agenda de hacia dónde tiene que ir la Argentina. Más allá de las cuestiones técnicas, es un horizonte. Va en términos de conceptos. Presentamos varios proyectos, tomarlos de manera aislada es un error. Este Gobierno y las mayorías legislativas no lo van a aprobar. Y si se aprobaran, los vetaría el Presidente”, dijo.

Además, asesores cercanos a Patricia Bullrich admitieron que un equipo económico, que está colaborando con la presidente del PRO y cuyos nombres no quisieron revelar, se encontró a la cabeza de la redacción de la propuesta y fueron quienes analizaron su viabilidad. “Son nombres de peso”, aseguraron.

En contraste con Milman, Milei se puso a hacer cuentas frente a los embates, calibró siete puntos distintos que justifican la viabilidad de la medida y no dio lugar a las críticas.

El cuaderno de Javier Milei, donde calculó las refutaciones a las críticas que recibió el proyecto
El cuaderno de Javier Milei, donde calculó las refutaciones a las críticas que recibió el proyecto
  • “El análisis de la eficiencia es todo sarasa. No importa de donde los bajes”, comentó como primer motivo a LA NACION.
  • La magnitud de la baja busca revertir los 3 puntos porcentuales que Cavallo sumó, supuestamente de manera transitoria, al IVA. Por eso habrían elegido reducir al 18%.
  • Rechazó la opinión de algunos colegas que hubieran preferido bajar un impuesto a la producción porque termina impactando en la estructura de costos de las empresas.
  • El impacto en el consumo es positivo porque, si baja los precios, mejora el ingreso real y “la eficiencia asignativa de la economía”. Si no baja los precios, mejora la productividad de las empresas.
  • Milei es un economista matemático. Sus cuadernos se llenaron de fórmulas que justificaban la medida por el concepto de intertemporalidad del consumo, que se vería mejorada por una baja en el IVA.
  • El proyecto buscaría cercenar los ingresos del Ejecutivo para que acomode gastos superfluos. “Cuando haces el presupuesto, te van a dar una certeza de gastos y una incertidumbre de ingresos”, explicó.
  • Una baja en el IVA impactaría, en este momento, en la discrecionalidad del Gobierno debido a la prórroga del Presupuesto 2021. Se debe a que los ingresos que superen los pautados en el presupuesto del año pasado pueden ser asignados con libertad.

Una alianza incómoda

Patricia Bullrich expresó que busca contener el fenómeno liberal que se gestó en las últimas elecciones. Entra en directa competencia con Javier Milei, el referente libertario de mayor éxito en las urnas en 2021. Sin embargo, el flamante diputado participó de la redacción y firmó el proyecto que presentó Milman. En contraste, todavía no colaboró con José Luis Espert, con quien no tejió una alianza ni electoral ni en la Cámara. El diputado por la provincia de Buenos Aires tampoco firmó esta propuesta de ley.

Tampoco firmó el proyecto Ricardo López Murphy, exponente liberal de las filas de Juntos por el Cambio.

Sobre quienes faltaron en la firma Milei dijo: “Los liberales solo respondemos a los principios de la libertad y no a personas. Si hay un proyecto de baja de impuestos automáticamente pregunto dónde firmo. Si me proponés algo que va en favor de la gente y de acuerdo con mi ideología, contá conmigo”. Sin embargo, al diputado no le incomoda mostrar su apoyo al ala bullrichista del PRO.

“Hablé con Milei unas 15 veces entre el 31 de diciembre y el primero de enero. Fue un trabajo virtual y colectivo”, contó Milman a LA NACION. Además, dijo que el vínculo que su jefa política consolidó con Milei antes de las elecciones facilitó el trabajo legislativo en conjunto. En septiembre del año pasado, el referente libertario admitió que comparte una “afinidad ideológica” con Bullrich y no descartó una posible fórmula presidencial para 2023.

El abrazo entre Patricia Bullrich y Javier Milei, tras el resultado de las PASO.
El abrazo entre Patricia Bullrich y Javier Milei, tras el resultado de las PASO.

Los cofirmantes del proyecto fueron (en orden): Javier Milei (La Libertad Avanza), Omar de Marchi, Hernán Lombardi, Victoria Villaruel (La Libertad Avanza), Waldo Wolff, Laura Rodríguez Machado, Fernando Iglesias, Marilú Quiroz, Pablo Torello, Virginia Cornejo, Héctor Antonio Stefani, Aníbal Tortoriello, Sabrina Ajmechet, Matías Taccetta y Germana Figueroa Casas

Comments

comments

Comenta aquí