DestacadasNacionales

José López acordó ser arrepentido y se convirtió en un testigo protegido

 5,967 total views,  2 views today

José López, el hombre de los bolsos, se quebró por primera vez en su largo historial con la Justicia. El exsecretario de Obras Públicas, detenido desde hace más de dos años, confesó su rol en el esquema de pagos ilegales que ya atravesó distintas áreas del gobierno kirchnerista y dejó salpicados a una decena de empresarios. Luego de declarar en la causa, se convirtió en testigo protegido.

A pesar de que el acuerdo con la Justicia todavía se está negociando, López ya acordó que ingresará en el programa de protección a testigos por la información valiosa que aportó hasta el momento, informaron fuentes oficiales. El primer beneficio que recibirá el exfuncionario es una mejora en sus condiciones de detención, que incluso puede ser fuera de un penal.

“Ya habló muchísimo, pero faltan algunas cosas importantes todavía”, dijo una fuente al tanto de la investigación a LA NACION. Y agregó que, como requiere la ley del arrepentido, López apuntó hacia “arriba” en la escala jerárquica, que sólo completan el entonces ministro Julio De Vido y la familia Kirchner.

Aunque la decisión final quedará en manos del juez Claudio Bonadio, quien debe homologar el acuerdo y ya no está en los tribunales de Comodoro Py. La negociación, de todos modos, continuará durante los próximos días.

Después de varias horas frente al fiscal Carlos Stornelli, López confesó su participación, que podría también involucrar a los interlocutores con los que solía tratar el exfuncionario, como intendentes y gobernadores, personajes que hasta ahora no habían sido mencionados en la causa de los cuadernos de las coimas.

López se convierte así en el funcionario de mayor rango que busca sumarse al régimen del arrepentido. La ley no permite que una escala superior a la suya, la de ministro, tenga el beneficio de transformarse en arrepentido. El otro funcionario que se había arrepentido en esta causa era

López fue nombrado en distintas ocasiones en los cuadernos de Oscar Centeno, pero también fue mencionado por varios de los arrepentidos. Carlos Wagner, por ejemplo, que se desempeñó como presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, explicó que entre el 10 y el 20% de todo el dinero de la obra pública era destinado a sobornos para los funcionarios kirchneristas.

“Dinero de la política”

López cayó en prisión el 14 de junio de 2016, cuando fue detenido in fraganti en un convento de General Rodríguez con bolsos que contenían U$ 9 millones, 153.000 euros y relojes Rolex.

En su primera indagatoria ante el juez federal Daniel Rafecas, el exsecretario de Obras Públicas había manifestado que el dinero que había transportado aquella madrugada “era de la política”.

Recién brindó más detalles sobre el origen de los dólares días atrás, cuando debió declarar en el juicio oral y público en su contra por presunto enriquecimiento ilícito. “El dinero de los bolsos no era mío, era de personas de la política”, ahondó, tras decirle a los jueces que pensaba “decir todo”.

“Fui obligado por unas personas a realizar diligencias, una de ellas era que yo debía trasladar los bolsos al convento que yo conocía y al que tenía entrada entendiendo que a a partir de allí se los iba a ir retirando para darles otro destino”, señaló López.

“Me usaron como chivo expiatorio, como una maniobra distractiva para poner la atención pública en otro lugar”, agregó.

En simultáneo a su declaración ante el tribunal oral, varios empresarios se habían arrepentido en la causa de los cuadernos y habían asegurado que habían hecho aportes en negro a la campaña kirchnerista.

Sin embargo, en los últimos días, la pesquisa del juez federal Claudio Bonadio y del fiscal Stornelli detectó que los fondos negros fueron mucho más que una mera recaudación para la campaña. En el expediente hay fuertes indicios de que existieron coimas en el área de energía, de transporte, de las concesiones viales y también en los negocios con Venezuela. López podría abrir nuevas líneas de investigación.

Comments

comments

Comenta aquí