Sin categoría

Juan Martín Del Potro prepara la final entre el yoga, los baños de hielo y los masajes

“En 2009 apenas era un chico y ahora soy mucho mayo”, declaró Juan Martín Del Potro todavía sobre la pista del Arthur Ashe este viernes tras superar a Rafael Nadal en las semifinales del US Open, torneo que ganó hace casi una década. Cumplirá 30 años el 23 de septiembre y buscará celebrarlos con un nuevo trofeo. Pero para eso, el tandilense necesita recuperar a su cuerpo.

El dato que convierte a Juan Martín Del Potro en el mejor contra los número uno
Mirá también

El dato que convierte a Juan Martín Del Potro en el mejor contra los número uno

“Dedico un montón de horas a realizar tratamientos en un físico, en mi cuerpo. Me gusta hacer yoga todos los días. Creo que es importante sentirse en buenas condiciones. En semanas como éstas, cuando te queda un día entre dos partidos es importante poner tu cuerpo en reposo y hacer los tratamientos de forma correcta, y eso es lo que trato de hacer con el baño de hielo, los masajes, y todo lo que mi equipo me ayuda a hacer”, reconoció Delpo en conferencia de prensa.

Djokovic ya anticipa la final con Del Potro: "Tiene una de las mejores derechas de la historia"
Mirá también

Djokovic ya anticipa la final con Del Potro: “Tiene una de las mejores derechas de la historia”

Este sábado Del Potro completó su último entrenamiento en Flushing Meadows antes de la final. Entre las 13 y las 14 de Nueva York el número tres del mundo se entrenó junto a su coach Sebastián Prieto en la pista número 2 del complejo Billie Jean King, con una rutina habitual para este tipo de sesiones.

Durante media hora, el argentino coincidió con la estadounidense Serena Williams, que en la cancha 1 hacía su entrada en calor para la final que jugará más tarde ante la japonesa Naomi Osaka.

Del abandono de Nadal al mérito gigante de Juan Martín Del Potro

Practicó de manera liviana, sin una exigencia máxima, en una jornada mucho más fresca que lo que se vivió a lo largo de las últimas dos semanas en Nueva York. Incluso, en los minutos finales del entrenamiento, cuando ya iniciaba la sesión de saques, comenzaron a caer algunas gotas, aunque eso no le impidió terminar su tarea.

“Va a ser un partido complicado porque somos muy amigos y los dos queremos ganar. Novak viene jugando bien y creo que es el favorito para el domingo, pero no sé, cuando jugué mi otra final aquí hace diez años el favorito era Federer…”, se envalentonó Del Potro.

Del Potro: autoridad y una tremenda capacidad competitiva para bajar a Nadal

Vive sensaciones fuerte y profundas el tenista argentino. E hizo un repaso de todo lo que le pasó desde su última cirugía (le realizaron cuatro, tres en la muñeca izquierda y una en la derecha), en junio de 2015: “No se me había cruzado por la cabeza volver a vivir este momento como tampoco se me había cruzado lo de los Juegos Olímpicos de Río, la Copa Davis, el Masters 1000, mi ranking, tantas cosas. Cuando digo que no se me pasó por la cabeza es porque me veo en esos años que estuve muy mal y que mi deseo era volver a jugar al tenis, no vivir todo esto. Y ahora que todo llega, las ilusiones crecen, las expectativas son altas y uno se ilusiona, pero trato de volver un poco a la Tierra y mantenerme calmo, y equilibrar con esos años anteriores, y así encontrar el punto medio para estar tranquilo”.

Del Potro finalista del US Open: Nueva York y el romance con el tenis argentino

“El peor momento fue en 2015, cuando más cerca estuve de dejar este deporte porque no encontraba solución para los problemas de mi muñeca. Sufrí un montón. Estuve deprimido un par de meses por eso. No sabía cómo sentirme mejor conmigo mismo, de hacer esto de nuevo, esa fue la peor parte. Pero eso ha quedado en el pasado, y ahora es otra realidad, es un buen presente. Llegar a finales, ganar títulos, todo es casi perfecto”, cerró Del Potro. Este domingo, ante Novak Djokovic (desde las 17) tendrá la chance de volver a ser campeón en el torneo que más le gusta y en el que siempre soñó levantar el trofeo: ya lo hizo en 2009, ¿repetirá ahora?

Comments

comments

Comenta aquí