DestacadasPolítica

Julieta González cruzó a Gialluca en la audiencia pública convocada por la Defensoría de Nación sobre servicios de comunicación

La abogada y periodista Julieta González tras participar de la Audiencia Pública de la Región NEA convocada por la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, donde más de 60 comunicadores y funcionarios de la región expusieron sobre “Concentración de la propiedad, nuevos medios digitales y los derechos humanos de la comunicación y la libertad de prensa” en sus provincias.

Estas audiencias pretenden ser una instancia fundamental para que la Defensoría se nutra de las propuestas, experiencias y miradas de las audiencias sobre el funcionamiento de los medios.

A Julieta González le tocó exponer inmediatamente después del relato del Defensor del Pueblo de Formosa Leonardo Gialluca que ya había sido atendido anteriormente en la exposición del Licenciado Leonardo Fernández Acosta, y tuvo a su cargo desmentir la construcción falaz y totalmente distorsionada de la realidad que intentó construir el ombudsman provincial.

Julieta González cuestionó la concentración y la manera arbitraria en que discrecionalmente se distribuye la pauta publicitaria oficial solo en manos de medios que sostienen el relato y la propaganda de gobierno, también cuestionó la falta de acceso a la información pública, la imposibilidad de participar de conferencias de prensas oficiales.

Julieta González también remarcó «la constante persecución policial judicial mediante causas armadas que constituyen una transgresión constante a los derechos humanos de la comunicación en el orden jurídico internacional plasmado en antecedentes jurisprudenciales».

Libertinaje y partidarios

«Sin embargo, la participación agresiva, absolutamente montada y alejada de la realidad del Defensor del pueblo, Leonardo Gialluca, que arremetió contra el periodismo independiente negando todo tipo de censura, minimizando las denuncias tachándolas de “libertinaje” y “partidarios” obligaron que mi participación se centre en responderle a este funcionario y a exponer con casos puntuales la persecución y la censura que vivimos en Formosa», explicó Julieta González.

“A nadie se les puede escapar que hace muchos años que Formosa es uno de los sistemas más rígidos del autoritarismo, que no solo no respeta la libertad de expresión sino que la transgrede aplicando el más grave régimen de censura y persecución a quienes piensan distinto«, remarcó.

Y me detuve en casos puntuales porque «si los periodistas no podemos trabajar libremente y no tenemos la garantía constitucional de hacerlo en regímenes feudales autoritarios poco menos podemos esperar el respeto a la defensa de los derechos humanos de la comunicación«.

“Y aunque el defensor del pueblo lo quiera ocultar, esta denuncia que viene al menos desde el año 2010, donde se produjeron varios hechos de atentados contra la libertad de prensa ponían a Formosa en los ojos de organismos de derechos humanos y en opinión publica de todo el país», dijo.

Espionaje, escuchas ilegales y seguimiento policial

«El primer gran escandalo que salió a luz fue cuando en el 2015 estalló en los medios de comunicación de todo el país el sofisticado servicio de espionaje ilegal del Gobernador Gildo Insfran, a partir de más de 4mil de correos electrónicos, filtrados desde la policía provincial, que desnudaban la existencia de una extensa red de espionaje ilegal con la que SE VIGILA y PERSIGUE a las comunidades originarias, políticos, comerciantes y a periodistas con ostensible pensamiento distinto”, aseguró.

Condena millonaria a periodistas independientes

«Tampoco pude dejar de mencionar uno de los atentados más peligrosos y graves en materia judicial contra la libertad de expresión en el que incurrió la provincia en el año 2013, cuando condenaba a periodistas de radio, obligándolos a pagar una suma millonaria al gobernador Gildo Insfrán, por no haber objetado una afirmación pronunciada por un oyente anónimo que salió al aire opinando sobre el gobernador«.

«Los condenaron a pagar 2 MILLONES DE PESOS POR NO OBJETAR LA AFIRMACION DE UN OYENTE. Sin mencionar el hostigamiento público y la persecución a los que han sometido a los colegas Gabriel Hernández, Julián González, por parte de funcionarios que se empeñaron en utilizar los medios oficiales para intentar que perdieran credibilidad y cuestionaran su honor”, abundó.

“Lo que el defensor llama LIBERTINAJE COMUNICACIONAL, es en realidad una Formosa donde los periodistas que pensamos distintos no solamente somos censurados constantemente, donde los periodistas que no reproducimos el relato oficial o que queremos llevar otros interrogantes a los funcionarios de gobierno, no somos invitados a las conferencias de prensa de los actos de gobierno, no recibimos ni tenemos acceso a la información pública y en lo personal, en más de una oportunidad me han negado el ingreso a las conferencias”, denunció

“En Formosa si emitimos una opinión que cuestiona al gobierno nos persiguen con la policía, somos calumniados y denunciados con causas armadas, esto último no le extrañará al Defensor del Pueblo que nos denunció por cuestionar las decisiones que se tomaban en pandemia y  la violencia institucional de la policía, en aquella cacería de comunicadores que emprendió cuando buscaba que le renueven el cargo”, explicó.

Me iniciaron causas, me buscaron con la fuerza pública, además de mi violenta detención por cubrir un reclamo popular

“Durante la pandemia y aun siendo personal esencial acreditada, me han iniciado más de 6 contravenciones por trabajar, fui buscada en dos oportunidades por la fuerza pública. A demás de las causas penales que nos inició el Defensor del Pueblo, y las que recibí tras mi violenta detención cuando cubría un reclamo popular que termino con una brutal represión el famoso “5 de marzo” cuando estaba filmando como 10 policías golpeaban a menores».

«En ese momento me tomaron del cuello y permanecí de rodillas hasta que me metieron a un patrullero policial. ESTUVE DETENIDA POR MAS DE 10 HORAS EN UNA CELDA al lado de otros delincuentes hombres, hostigada constantemente por comisarios y obligada a que entregara mi teléfono celular”, cuestionó.

“Todas estas persecuciones pesan en mi antecedente judicial, corro el riesgo inminente de perder la libertad por alguna condena que intente ser ejemplar para quienes se atrevan a pensar distinto«, sostuvo.

«Mi testimonio en esta audiencia es porque espero que de acá salgan los lineamientos que le pongan un freno al poder político contra la libertad de expresión, y aunque no tengamos miedo necesitamos protección para poder trabajar con libertad para poder avanzar en otros derechos. Necesitamos saber que en algún lado de esta república, la constitución se cumple”, destacó.

“Porque si lo logran, y en un futuro nos silencian, no solo matarían la verdad, atentarían contra la libertad de prensa. Y quien atentan contra la libertad de prensa atenta contra la democracia”, sentenció.

 

 

 

Comments

comments

Comenta aquí