Política

La bestialidad policial hizo detener y escrachar como narcotraficante a un joven autorizado a cultivar y transportar cannabis medicinal

La falta de preparación de la policía de la provincia para determinadas cuestiones es de una brutalidad que supera cualquier ficción y es lo que le pasó a Gonzalo Iván Rojas García, protagonista del hecho quien tiene permiso para cultivar y transportar cannabis.
Sucedió en el Parque acuático de El Colorado, un destino turístico (el único de Formosa), donde los fines de semana llegan colectivos de otras provincias llenos de visitantes dispuestos a disfrutar del camping municipal y del atractivo principal.
Sin embargo este último domingo, la falta de preparación o capacidad para enfrentar situaciones extraordinarias, hizo que el personal policial del Departamento de Drogas Peligrosas de Pirané convirtiera a una persona en tratamiento en un delincuente común e hiciera pasar 18 horas en un infierno.
Gonzalo Iván Rojas García, fue tratado como un «dealer» narco en los comunicados de la policía, sin embargo se encuentra bajo tratamiento autorizado, con aceite de cannabis.
El joven padece insomnio asociado a ansiedad y según el Registro del Programa Cannabis (REPROCANN) se encuentra autorizado para cultivo controlado y transporte. Esta patología es tratada con Fittocannabinoides, la cual se trata de la administración de cannabis por vía oral, sublingual, tópica e inhalatoria vaporizada.
Gonzalo fue abordado por la policía de Formosa, de la manera que todos conocen, el domingo cerca de las 20:00 horas mientras disfrutaba del parque. Tres sujetos vestidos de civil del Departamento de Drogas Peligrosas de Pirané lo detuvieron con la promesa de liberarlo y traerlo de vuelta al parque acuático una vez que hicieran el pesaje correspondiente del cannabis que poseía el joven de 18 años.
Cuando llegaron a la delegación policial, procedieron a esposarlo y según cuenta Gonzalo hicieron caso omiso a la habilitación de cultivo y transporte que tenía. Al respecto dijo que: «Es privación ilegítima de la libertad, daños y perjuicios, discriminación porque no estábamos cometiendo ningún delito y nos revisaron todo igual, violación a los derechos humanos de la salud porque al estar en un estado de ansiedad no me querían dar mi medicación y no me querían presentar ante un médico, y robo de mi marihuana medicinal completamente legal que no me devolvieron al salir» contó el joven a Periodismoprofesional.com.ar
Los familiares fueron hasta la dependencia a averiguar sobre el paradero de Gonzalo y nuevamente la policía tuvo una conducta recurrente dentro de los abusos que suelen cometer: le dijeron a la familia que desconocían el paradero del joven.
Fue liberado a las 12 horas del día lunes y su familia estuvo durante cuatro horas buscando de manera desesperada sin conocer su paradero.
Lo detuvieron, aún con los permisos médicos y el tratamiento consignado de manera formal, además lo confinaron en una celda con presos comunes durante más de 18 horas.
Gonzalo Rojas piensa denunciar a la policía de Formosa y tiene el asesoramiento de Gustavo Leguizamón, abogado de la ONG «Reset política de drogas y derechos humanos» y de la «Red Federal de Abogados Cannabicos»

Clorinda Noticias

Comenta aquí