DestacadasPolítica

La justicia adicta de Insfran, con causas armadas por la policía militante, no deja descansar ni a los muertos, ni respeta la Libertad de Prensa

La abogada y periodista de Radio Parque Julieta González, que fue arrestada violentamente el 5 de marzo por sacar fotos en la represión policial del 5 de marzo, y que luego sufrió la persecución política y judicial con causas armadas por la policía militante del régimen totalitario de Gildo Insfran, volvió a comparecer a prestar declaración ante el Juzgado de Paz N 1 y esta vez lo hizo con el patrocinio legal del doctor Juan Manuel Arce.

Lo más insólito es que al momento de prestar declaración en una causa donde están involucrados otros periodistas como Leo Fernández Acosta, Fernando «Chino» Galarza y el fallecido Gustavo Enrique Senn, la policía abordó fuera del Juzgado al periodista de Radio Parque que fue a cubrir la nota, y le tomo los datos intimidatoriamente.

Son o se hacen?, que vaya a buscarlo Gildo Insfran y que si puede lo traiga a declarar en la causa que mandó a armar para perseguir periodistas independientes y comerciantes que solo querían trabajar

A la familia de desaparecido Gustavo Enrique Senn, el complotado armado policial judicial volvió a intimar a la familia del combativo ingeniero a comparecer a RATIFICAR; RECTIFICAR Y/0 AMPLIAR su declaración ofrecida en sede policial, por la presunta comisión de la infración a los arts. 73; 77 Inc. a); 85; 145; 146 y 147 del C.F.P.F., notificándoles que no comparecer sin que mediare causa justificada, será conducidos con el auxilio de la Fuerza Pública. La incomparecencia injustificada de los imputados será considerada como circunstancia agravante (art. 50 C.F.P.F.).

A pesar del revés electoral, de la desaparición física del ingeniero Gustavo Senn, el régimen de Gildo Insfran y los residuos contaminantes de su estado policial y la disciplinada justicia provincial no cesan con su intención de amedrentar, intimidar y criminalizar la labor informativa de la prensa independiente y redoblan la persecución y el hostigamiento político, policial judicial contra los periodistas que no se disciplinan al relato oficial  ni a la abultada billetera del quinto quinto piso.

Ni siquiera tienen la decencia de dejar en paz a la familia del desaparecido ingeniero Gustavo Senn, quién luego de muchas persecuciones, amenazas y ser mandado a arrestar varias veces por Gildo Isnfran, terminó falleciendo luego de tener la satisfacción de votar en las PASO contra el «régimen corrupto y déspotico de Insfran» como él mismo definía, al emitir su votos a favor de Fernando Carbajal.

Comenta aquí