DestacadasOpinión

“La Paisanita”: ILUSIONES SEPULTADAS por la perversidad demencial y la ausencia de límites en la disputa política del poder

 48,323 total views,  2 views today

Cientos de niños recordarán para siempre la repentina frustración de sus ilusiones. Pequeños niños superados por la pequeñez de la mente de una sola persona con delirios de monarca vitalicio que arremete ciegamente sin importarle las consecuencias del tremendo daño irreparable causado, no solamente para la comunidad educativa, sino para todo un pueblo y su cultura, dejando en las tiernas memorias de los niños el gusto amargo de la frustración de sus ilusiones.

No comprenderán nunca la perversidad del mezquino interés, y la ausencia de límites en las disputas políticas del poder.

Tal vez, cuando el tiempo pase y la putrefacta mente del tirano se debata en las llamaradas del olvido, se oirán aún los ecos de la soberbia de su desatino. La incomprensión de la sórdida mezquindad, quedará para siempre como un hito indeleble en la memoria de los niños con su “almita” desgarrada por tanta desazón en el entierro de su festival de la paisanita. No comprenderán nunca la perversidad del mezquino interés, como probablemente no comprendan hoy los padres ni docentes la ausencia de límites en las disputas políticas del poder.

Por la sola y antojadiza voluntad de una mente afiebrada y delirante de ver frente a sí mismo, de rodillas a todo un pueblo y a quienes han osado contradecirlo

Quedará en el recuerdo las horas, días y meses de ensayos, de jolgorios y las ilusiones de ser principal protagonista de la boda de oro de un evento juvenil -cultural único, nacido en 1968 al amparo de la entrega y del amor de un puñado de docentes piranenses que también verán frustradas sus ilusiones de presenciar y grabar en sus emocionadas retinas la concreción de sus sueños juveniles.

Y todo porqué?… por la sola y antojadiza voluntad de una mente afiebrada y delirante de ver frente a sí mismo, de rodillas a todo un pueblo y a quienes han osado contradecirlo, como lo más vital e importante para sus aspiraciones de perpetuidad.

Lamentable.

Dr. Benito Roberto “BETO” Aranda

 

Comments

comments

Comenta aquí