Política

Larrea se prepara para la campaña y considera posible “humanizar la política”

El dirigente social Juan Larrea, admitió que trabaja en los detalles finales para lanzar su candidatura a concejal de la ciudad, y reivindicó “la obligación moral que tienen los formoseños de bien de votar por los candidatos oficiales, porque encarnan un proyecto serio y coherente, cuyos resultados los disfrutamos todos los días”.

“Cuando la política es un honesto servicio, no hay fronteras que impidan las soluciones”, opinó Larrea, reafirmando su origen humilde, y su conocida predisposición a gestionar en todos los niveles para dar respuestas a quienes se lo piden.

“La política es una mala palabra para muchos de los que, cotidianamente, conviven con ella; pero, sobre todo, cuando no consigue respuestas para llevar el plato de comida a la casa”, opinó. “Debemos humanizar la política”, tiró confrontando, aparentemente, con el concepto generalizado que el colectivo tiene de esa actividad.

“Muchos políticos no saben el costo de la leche, el precio del colectivo, tampoco la angustia para llegar a fin de mes; pero también, estamos los que consideramos a la política como el instrumento necesario para mejorar la realidad de los pueblos y de sus habitantes; somos los que creemos que no hay que ser inmoral para hacer política y para ayudar al prójimo; los que no pedimos nada a cambio por una acción porque vemos a la política como un servicio, como una obligación; incluso ni siquiera esperamos  un gesto de agradecimiento, porque sabemos que la solución aligera la carga”, parafraseó..

Para Larrea, “el diario vivir me llevo a estar en diversos lugares de la función pública, donde pude desarrollar mi rol de servidor público para ayudar,  acompañar y servir. Esa es mi consigna de vida”, añadió.

Confesó que sus propios hijos “tienen las mismas dificultades que cualquiera de los jóvenes para desarrollarse”, pero también “la misma esperanza”.

Confesó que de todo eso recogió “las riquezas de tener amigos, de poder mirar a la cara, tanto para abajo como para arriba y poder dormir tranquilo”, y admitió estar “convencido que es posible hacer política con moral y valores”.

“Sé que es así, diariamente lo sigo haciendo, y no estoy solo”, cerró, con un claro tono de orgullo.

Respecto de las elecciones de noviembre, reivindicó “la obligación moral que tienen los formoseños de bien de votar por los candidatos oficiales, porque encarnan un proyecto serio y coherente, cuyos resultados los disfrutamos todos los días”.

Comenta aquí