Sin categoría

Las figuras palpitan la final de la Liga Nacional

Afortunadamente, el trofeo está dentro de una caja vidriada. Nadie podrá tentarse y cometer el «sacrilegio» de tocar la copa antes de la final. Pero ahí están ellos, bien cerca, lo más cerca que estarán del premio, al menos hasta que la Liga Nacional de Básquetbol tenga un campeón. Pablo Espinoza, Gabriel Deck, Paolo Quinteros y Nicolás Aguirre. Un póker de ases, las cartas del triunfo con las que San Lorenzo y Regatas Corrientes pretenden quedarse con el título. Ahí están los cuatro, que posan y conversan con Clarínsobre la definición, que comenzará hoy a las 22 (televisará TYC Sports en vivo) en el Polideportivo Roberto Pando del barrio de Boedo, 285 días después de aquel primer salto inicial de la temporada en Río Gallegos.

Después de quedarse con el mejor récord, junto a San Martín de Corrientes, y de ganar 3-0 la semifinal y la final de la Conferencia Sur, la lupa se pone sobre San Lorenzo, señalado por propios y extraños como el gran candidato. Aunque el favoritismo con que llegan los dirigidos por Julio Lamas no es nuevo y no implica demasiado para Deck, la gran figura azulgrana. «Todo el año sentimos esas miradas o esa presión desde afuera, pero nosotros trabajamos puertas adentro buscando nuestro ideal, buscando ejecutar el plan de juego que tenemos y sin darle mucha importancia a lo que se diga». Quinteros, ídolo de Regatas, asegura que no le molesta es amirada, pero no quiere saber nada con tal percepción: «He escuchado a muchos decir que somos La Unión de Formosa del año pasado y no es así. Si llegamos hasta acá, por algo es. Venimos de dejar afuera a Estudiantes de Concordia y a San Martín con desventaja de localía en ambas series. Por ende, el equipo está capacitado para jugar una final; llegó porque tiene jugadores para afrontarla. No es casualidad, no somos la Cenicienta«. Y su compañero Espinoza va en la misma sintonía. «Nos acostumbramos a que miren más al rival que a nosotros, pero llegamos hasta acá y no somos conformistas. Fuimos cumpliendo todos los objetivos cortos que nos pusimos y queremos lograr el último».

Hay una coyuntura que nadie pasa por alto en las horas previas al primer partido de la serie: ni hoy ni el jueves estará disponible Donald Sims, el base del equipo correntino, que antes de la temporada había puesto fecha de casamiento para este viernes. Su ascendencia es vital en el conjunto de Gabriel Piccato. Es, junto a Quinteros, figura y goleador de Regatas. «Son los más determinantes -reconoce Deck-. Pero creo que se van a potenciar como equipo sin él; se querrán apoyar en los demás jugadores». Aguirre, quien será la marca de Sims cuando el estadounidense retorne para los partidos en Corrientes, tampoco se confía: «Que su ausencia sea un alivio es algo relativo. Quizás el equipo se hace fuerte y rinde mejor, no podemos saberlo».

Pero la realidad indica que los correntinos lo sentirán. «Donald estuvo en todos los partidos de la fase regular y el equipo está acostumbrado a su juego. No tener a tu armador es complicado, pero (Santiago) Pepo Vidal lo suplantará bien», asegura Espinoza, otro de los hombres importantes del campeón del Norte. «No sé quién será el otro base. Capaz Fernando Martina», dice sonriendo y relativizando el inconveniente. La fórmula, al cabo, será reemplazarlo entre todos: «No vamos a cambiar el estilo, pero Ramírez Barrios, Saiz, Arengo, Martina, Troutman y yo tendremos que dar un plus, eso seguro», concede el alero chaqueño. Para colmo, Quinteros, quien jugará su séptima final de la Liga, también llega con inconvenientes tras lidiar con una fascitis plantar que lo hizo perderse dos partidos de la serie con San Martín: «Honestamente no estoy al 100% en lo físico. Tengo algunas molestias. Veremos cómo me siento. Espero estar bien para toda la serie”.

San Lorenzo llega en un gran momento. Está invicto en los playoffs y de hecho no pierde desde el 16 de abril. Por eso, Deck admite: «Llegamos de la mejor manera y completos, que era lo más importante. En la temporada sufrimos muchísimas lesiones que hoy no tenemos. Hay buena química, buen juego y llegamos muy tranquilos«. Aguirre coincide, aunque, perfeccionista como es, cree que hay algún aspecto que se puede mejorar: «Estamos jugando bien, tanto en defensa como en ataque. Adelante creo que nos falta un poco, pero mientras esté la defensa, lo demás no va a importar tanto».

Ahí radica una de las principales diferencias. Los finalistas fueron los dos mejores equipos en la ofensiva, pero mientras San Lorenzo es la incuestionable mejor defensa de la Liga, a Regatas ese aspecto le costó algo más. Sin embargo, se adaptó y, ante los rivales más poderosos, el equipo de Corrientes ajustó las tuercas de la marca. «Será clave la defensa. Con Estudiantes y San Martín demostramos que podemos ganar con pocos puntos, defendiendo mucho más que en la fase regular, y eso nos da un plus porque sabemos que podemos jugar con marcadores bajos o altos», señala Espinoza. Aguirre completa la idea de que cómo se frene al rival será lo que marque el destino de la serie: «Tendremos que sacarlos de ritmo y defender duro. Si estamos bien atrás, tendremos muchas posibilidades».

Las fotos, los saludos y la buena onda fueron el común denominador entre los cuatro protagonistas en la casa central de La Caja, sponsor de las finales. Esta noche, sin embargo, desaparecerán las sonrisas. Hay una Liga Nacional en juego.

Comments

comments

Comenta aquí