Policiales

Los motochorros en Formosa actúan con total libertad mientras policías investigan a opositores

El accionar delictivo de los delincuentes conocidos como motochorros- porque actúan en estos vehículos que en todos los casos son robados- no tiene fin en Formosa y en vez de reducción de los índices, crecen día a día al influjo de la desidia e indiferencia del área preventiva de la Policía de Formosa.

Los efectivos de investigaciones de la policía están muy ocupados persiguiendo, documentando e indagando sobre los opositores. Todos los pasos de quienes se plantan ideológicamente a este gobierno, tiene y tendrá sobre sus talones a los muchachos de civil, que dicho sea al pasar, tienen muy poca instrucción para pasar desapercibido, porque hasta el más zonzo se percata de su presencia.

Mientras ocurre eso de seguir los pasos de los opositores y reportarse al Ministerio de Gobierno, ante un ministro que está muy interesado en conocer las actividades, los contactos y pasos de quienes no comulgan con sus ideas, antes que abocarse a mandar presos a estos delincuentes que prácticamente tienen zonas liberadas, el índice del accionar impune de los motochorros no detiene su curva de crecimiento.

Los policías de civil, y uniformados también, dedican mucho tiempo de su accionar en la vía pública, persiguiendo a trabajadores que en motos concurren a trabajar o regresan a sus hogares. Los jóvenes también son investigados por estos tipos que de civil, toman nota, fotos, filman y reportan el resultado de esas “pesquisas” a funcionarios que luego se ponen a diseñar estrategias para socavar esas ideologías, con escraches públicos, banners costosos, campañas en las redes sociales mediante mesiánicos pagos con dinero público y otros métodos impúdicos y obscenos.

El último caso, el de una joven trabajadores del sistema de motomandado, fue asaltada en pleno centro y de día, por motochorros que le robaron un teléfono celular con el cual opera ante los pedidos. Antes, estos delincuentes ya habían cometido igual robo a tan solo cuadras de donde atacaron a la chica.

La desesperada trabajadora trató de perseguir a los delincuentes, pero no tuvo mucha fortuna y fue a parar contra un vehículo. No solo perdió su celular, sino que además su valioso tiempo, por lo que insume en espacio material concurrir a realizar la denuncia. A este drama se le carga además los tensos momentos, la desesperación, la angustia y otros estados de ánimo que devienen de sentirse ultrajada por un robo.

Los robos protagonizados por motochorros no tienen fin y se incrementan día a día y lamentablemente seguirá así, porque los policías de investigaciones no tienen tiempo para realizare acciones preventivas para detener a estos ladrones antes de cometer el delito, porque están tras los pasos de opositores, jóvenes libertarios y trabajadores asalariados o informales. Ocupan mucho de su tiempo en estos casos y en vigilar los pasos de quienes se oponen a este gobierno, que cada vez son más.

 

 

Comments

comments

Comenta aquí