Política

Luis Naidenoff: “Las PASO son el principio del fin de Gildo Insfrán en Formosa”

INFOBAE, El senador habló con Infobae sobre la gran elección del oficialismo en la capital de la provincia formoseña y a nivel nacional. “Fue un acompañamiento muy contundente, muy potente”, aseguró.

Senador nacional de Cambiemos por la provincia de Formosa, aspira a ser reelecto este año en las elecciones de octubre. Ya se enfrentó por la gobernación con Gildo Insfrán y no descarta volver a hacerlo dentro de dos años. Luis Naidenoff cree que las primarias de hace una semana son un cambio rotundo en el mapa político argentino y, quizá, “el principio del fin del modelo Insfrán” que ya lleva 22 años.

Aquí, el diálogo con el senador Naidenoff en los estudios de Infobae

— ¿Qué queda como lectura de las PASO?

— Me parece que fue una bocanada de aire fresco. Se rompió ese mito de que hay un gobierno de Cambiemos que únicamente prioriza sectores privilegiados de la sociedad. Creo que el resultado fue un acompañamiento muy contundente, muy potente. En provincias con distintos tipos de matices, provincias con manejo feudal donde la lógica del aparato no pudo imponerse y la racionalidad y el sentido común dieron un salto de calidad; y me parece que esto es muy bueno para la Argentina. Y en segundo lugar porque yo creo que sinceramente fue un voto de esperanza para un gobierno que la gente sabe que transita un camino de dificultades. La gente valoró mucho la verdad, es decir manejarnos con la verdad, terminar con la mentira, con esta historia de falsos relatos que se pagan muy caro. Y hubo un fuerte acompañamiento creo yo a un gobierno que apostó a la transparencia. Y un mensaje también a los que se encierran en el pasado corporativo.
Voy a contarte una anécdota. Yo estaba en el extremo oeste de mi provincia, en la localidad de Ingeniero Juárez, cuando se discutía en la Cámara de Diputados la exclusión o no de Julio De Vido. Y a mí me sorprendió que en todos los locales comerciales a la noche, en locales chiquitos, en plena avenida, todo el mundo estuviera expectante de lo que ocurría en el Congreso. Eso es muy fuerte. Es decir, que los vecinos estén pendientes de lo que puede pasar para la exclusión de un miembro por inhabilidad moral, porque no puede estar en el cuerpo. Yo dije “Acá la Argentina comenzó a ganar, más allá del resultado la Argentina comenzó a ganar”. Y esas cosas se han puesto en juego en la elección de las primarias.

— Usted recién hablaba del tema de provincias monárquicas. Hablemos de Formosa específicamente, que ha tenido un resultado muy llamativo: en la capital el triunfo finalmente fue de la oposición, la provincia todavía no. Pero digo, ¿empezó a cambiar Formosa?
— Primero, fue muy fuerte el triunfo de la capital con un condimento, porque es la primera vez que Insfrán como candidato, porque Insfrán era candidato a senador, a senador suplente, testimonial, acompañando la boleta de José Mayans y la campaña la encabezó el gobernador; es la primera vez que como candidato pierde una elección en el principal distrito de la provincia.

En segundo lugar estoy convencido de que va a tener un efecto propagativo y creo yo que es un mensaje muy fuerte. Creo que Santa Cruz y Formosa se anclaron en el pasado, en la confrontación y en la violencia discursiva. Esa violencia discursiva a veces se trasladó al plano de los hechos. En pleno proceso electoral, una familia con una menor que portaba un globo en la costanera, en un espacio público, con una consigna de “Cambiemos – Senador Naidenoff” fue obligada a desinflar el globo y a retirarse de la costanera. Eso generó una indignación colectiva donde los chicos en un acto de rebeldía iban con sus globos diciendo “acá estamos, la costanera dejó de ser el patio trasero del gobernador y de los funcionarios para ser un espacio público de todos”.

Luego otro hecho muy grave, pero muy grave, un ex oficial de la Policía en su domicilio, en la localidad de Portón Negro en la zona norte, con una pancarta hecha a mano, con sus propias manos, que decía “Fuerza presidente”, “Abajo los corruptos”. A los cuatro días o a los diez días se han hecho presentes cinco móviles policiales. ¿Cómo terminó? 40 policías y un ex oficial preso. Censura ideológica. Preso, privado de su libertad.

— ¿Las PASO de agosto pueden ser el principio del fin de Gildo Insfrán como gobernante casi monarca?
— Yo creo que Insfrán tiene un compromiso con los formoseños, con la mayoría muy fuerte que lo acompañó, hasta diciembre del 2019. El 2019 los formoseños vamos a tener un gobernador que va a ser un gobernador de un espacio muy amplio, del Frente Amplio Formoseño, y podemos decir que comenzó el fin de ciclo de Gildo Insfrán en la provincia.

— Asumo incluso el error de los que analizamos, que se iba a votar solo por el bolsillo. Hubo un voto distinto, un voto más cualitativo, no solo cuantitativo.
— Sí, sorprendentemente para bien. ¿Por qué? Porque siempre decíamos, a ver, qué se pone en juego: el día a día o ese bolsillo, esa capacidad de consumo que no alcanzaba o que no alcanzó una instancia de crecimiento como lo proyectó el Gobierno en esta etapa. O en realidad decir: “señores, este es el camino que tenemos que transitar, sinceremos un poco las cosas, hablemos de frente, recuperemos las estadísticas, hablemos de pobreza en serio, apostemos a decir la verdad. ¿Recuperar cultura de valores o la economía? Y me parece que la sociedad nos mandó un mensaje muy fuerte.

— Pero el voto no es una carta blanca.
— No, no, no. Pero creo que es una bocanada de aire fresco. Que tenemos que ratificar en octubre una… Creo que vamos a andar muy bien, te diría que mejor que en las PASO. Pero también rompiendo este mito de que en estas elecciones de medio término si perdés se te va la vida y se pone en jaque a un gobierno. Creo yo que estamos evolucionando en calidad democrática. Y bueno, vendrá en el 2019 una nueva transición y si hacemos bien las cosas ahí estaremos para tener cuatro años más de Cambiemos. Y si no es así, en una transición ordenada donde la gente decida. Y eso es un gran avance para una Argentina marcada a fuego por la confrontación y la intolerancia.

Comments

comments

Comenta aquí