LocalesNacionales

Martínez Rojas: “Yo me alejé de la maniobra porque estaban trayendo efedrina”

 1,559 total views,  4 views today

El empresario le dio una entrevista a Infobae en Estados Unidos. Asegura que Cristina Kirchner conocía el negocio de las importaciones. Y dice que el juez Meirovich responde a los intereses del kirchnerismo.

El jueves pasado fue su cumpleaños número 39. No tuvo festejo ni sopló velitas. Muy pocas personas se animaron a saludarlo. “Nadie quiere llamar a alguien con pedido de captura”, se lamenta. Mariano Martínez Rojas vive horas agitadas desde que decidió exponerse públicamente. Pero sigue adelante con sus revelaciones. Dice que quiere “colaborar” desde su nuevo lugar de residencia. En la entrevista con Infobae (grabada este fin de semana en algún lugar de Estados Unidos), suma nuevos datos. Afirma que dejó el “negocio” de las importaciones porque se dio cuenta que estaban importado efedrina, una sustancia prohibida en el país luego del Triple Crimen.

“En mayo de 2015 decido alejarme de la maniobra porque había muchas cosas que no me gustaban. Venían despachos de cloro granulado a mi oficina, yo sabía de qué se trataba. Venía efedrina ahí adentro. Esos negocios los traía Damián Barros y Mister Korea. Cuando empiezo a ver esas maniobras, las descarto. Le digo: ‘Esto no lo hago’. Hasta que Barros me sacó de un plumazo y empiezo a invertir en otros negocios”. Así explica Martínez Rojas su salida del “negocio” de las importaciones y su incursión en medios de comunicación.

El cloro granulado se utiliza especialmente para purificar el agua de las piletas de natación porque es menos irritante que el cloro tradicional. Pero no es un precursor químico como la efedrina. “Contado de esa manera sería una clara maniobra de contrabando”, asegura un experto en la materia.

Martínez Rojas está siendo investigado por una maniobra millonaria con las DJAI (Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación) para hacerse de dólares durante la época del cepo cambiario. Hace diez días, el juez en lo Penal Económico Gustavo Meirovich pidió su captura internacional.

– ¿Por qué dijo que el juez le hizo una cama?

– En mi vocabulario es una cama. Nunca me citó a declarar, nunca me mandó notificaciones. Si me hubiera llamado hubiera ido. No lo hizo, le tomó declaración a una persona y directamente pidió la captura internacional. Haciendo eso, me puso una sentencia de muerte. Él fue colocado por la ex presidenta.

– ¿Por qué no se presenta ante la Justicia?

– Es imposible presentarme en la Justicia argentina, si pisara Argentina me matarían.

– ¿A quién le tiene miedo?

– Hablé de mucha gente, de muchos funcionarios y de varios empresarios. Ninguno se va a quedar con los brazos cruzados. Los conozco, sé cómo se manejan. Recibí amenazas de todo tipo.

Martínez Rojas está nervioso, aunque se muestra seguro en la charla con Infobae. Por momentos es verborrágico. Y algo desbordado en su exposición. Para los próximos días espera la llegada de algún interlocutor desde la Argentina. Y trata de concretar la salida del país de su familia, con custodia de la Policía Federal a partir de sus declaraciones públicas.

¿De qué se lo acusa? Él mismo lo explica. “Me acusan de girar divisas al exterior a través de empresas inexistentes. Ninguna operación es falsa. Lo que venía del exterior tengo entendido que no era la mercadería que se declaraba. Se simulaba por todo el sistema de Aduana de ese momento. Cristina (Kirchner) estaba al tanto de todas las operaciones. Para aprobar este sistema tenían que estar de acuerdo ciertos sectores dentro del Gobierno: Aduana, AFIP y el Banco Central. Sin eso no puedo sacar ningún despacho”.

– ¿Cómo se involucró en esa maniobra?

– Yo conozco a una persona que se llama Damián Barros, a través de Malek Fara. Esa persona manejaba los negocios de Mister Korea. Me los presentan porque yo podía acceder a ciertos bancos para abrir cuentas a esas empresas. En ese momento era muy difícil.

Luis Malek Fara es un excéntrico empresario que se dedica a la venta de autos de lujo. Saltó a los medios porque fue el “mediador” en la compra de un campo en Mendoza entre Leonardo Fariña, el valijero de Lázaro Báez, y Roberto Erusalimsky, quien finalmente se quedó con el campo. “Malek Fara era el testaferro de Erusalimsky”, afirma Martínez Rojas.

La maniobra de las importaciones era inviable sin protección gubernamental. “Cuando empiezo a trabajar, pregunto qué cobertura teníamos para que no me salten las alertas. ‘Tenemos gente en todos lados colocada’, me dijo Damián Barros. En AFIP estaba Echegaray. AFIP se encargaba de bajar las alertas de IVA, nadie pagaba IVA. Las alerta de ROS (Reporte de Operación Sospechosa) me las bajaban. La UIF lo mismo“, explica el empresario. Y asegura que tiene “kilos” de pruebas para probar todo lo que dice. “Las pruebas complican a todos los funcionarios y a varios jueces”, dice sin dudar.

– ¿De qué la acusa a Cristina Kirchner?
– Yo la hago responsable a la ex presidenta porque estaba al tanto de toda esta maniobra. Es una sociedad entre todos los funcionarios del gobierno anterior. No es una maniobra que hacía una persona. El dinero iba y venía. La diferencia de cambio también venía a través de diferentes cuevas. Decir que ella desconoce esta situación sería algo ilógico.

Comments

comments

Comenta aquí