DestacadasPolítica

Atentado contra la Libertad de Prensa: La complicidad judicial entre Papacito Cabrera y la Jueza Consolani por la cual pretenden imponer otra Condena millonaria a Opinión

¿La crítica a través de una caricatura, desde cuándo es delito?

La jueza sentenciante, «Come….” Consolani en su fallo condenatorio destaca el  “haber  publicado una o unas  “fotos trucadas”, como refiere la Sentencia”, con el rostro del actor en el cuerpo de una especie de “Mafioso” o “Jefe de Narcotraficantes”, como él lo interpreta nosotros nos preguntamos ¿La crítica a través de una caricatura, desde cuándo es delito?, se preguntó la Editorial del diario Opinión Ciudadana que desde hace años es victima de la mafiosa persecución Política Judicial  con la cual quieren intimidar a los trabajadores de Prensa y amordazar la Libertad de Prensa.

  Interpretamos que la caricatura es una forma sutil de despertar la conciencia colectiva a la realidad, es una forma particular que se ubica en los géneros periodísticos de opinión, definieron los colegas de ese medio.

De hecho, la caricatura es un “remedo” de esa realidad cotidiana, trata de ser un reflejo del día a día que en medio de la perspicacia del autor y del humor en su dibujo, encierra un mensaje que va cobijado de crítica, ridiculización, sátira, observación, estilo cáustico e incluso motivación para los cambios sociales.

 La caricatura es un género de crítica política muy difundido y absolutamente legítimo, que toda persona pública y en particular los políticos que ostentan cargos electivos deben tolerar. Lo contrario es pretender utilizar los tribunales para acallar las críticas, lo que resulta inaceptable en una sociedad democrática.

Por lo tanto, no existe ni culpa ni dolo por parte del diario Opinión Ciudadana al adoptar este género periodístico, hartamente utilizado por el periodismo actual.

FOPEA YA “ATENDIÓ” ESTA PRETENDIDA PERSECUCIÓN

Es importante destacar también, que el prestigioso Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) publicó en su informe anual, del Monitoreo de Libertad de Expresión, donde denunció que en la provincia de Formosa “Autoridades políticas utilizaron al Poder Judicial y/ o jueces que se prestaron, con la finalidad de generar una restricción, intimidación o un castigo económico a periodistas y a medios”.

En el mismo informe se afirma que “El Poder Judicial intervino, de un modo u otro, en la restricción de garantías constitucionales que amparan a la prensa y que jueces y fiscales tienen el deber de custodiar en el marco de un sistema republicano”. Para recordarlo simplemente.

A la jueza Consolani le parece ofensivo la calificación de delincuente con la cual el medio se refiere a Cabrera

La jueza en la parodia de sentencia señala que  OPINION CIUDADANA cita a la fuente de modo “ambiguo como detective”, identificando seguidamente con nombre y apellido al accionante, en buen romance la jueza destaca que no precisamos la fuente y sí que lo nombramos al bandido, todo referido al CASO PALMITA, que no está terminado y que puede deparar muchas sorpresas.

El carácter “ambiguo” aquí citado, es una presunción subjetiva de quien a toda costa desea quedar bien con el denunciante, olvidando mandas de la carta magna, que protegen el secreto de las fuentes.

DE LO DICHO EN EL CASO SANTORO

Para demostrar la falacia de este argumento sentenciante, que no es el único, sólo queda recordar lo dicho y expresado por la Cámara Federal de Casación Penal, Sala II Causa Nº CFP 8543/2014/CFC1“Santoro, Daniel y otros/ recurso de casación, que ha expresado con palmaria claridad que: “los magistrados actuantes en causas judiciales no han sido investidos en sus cargos para juzgar la calidad o contenido de un trabajo periodístico, ni mucho menos para apostrofar acerca de la manera en que un periodista se vincula con su fuente, cuestiones estas que, en todo caso, podrán quedar sujetas a un juicio ético o de credibilidad de su trabajo, que incumbe a la sociedad que consume su producto periodístico y no a los jueces, siempre, claro está, que no se esté frente a la comisión de un delito”.

 

PARA MAYOR ABUNDANCIA

Y para mayor abundancia, Opinión aseguró que han aferrado a “la garantía consagrada en el art. 43 de la Constitución Nacional, en tanto tiende a preservar el secreto de las fuentes periodísticas, representa un elemento esencial que tiende a proteger no sólo a quienes participan de un evento determinado, sino que se exhibe como un punto central y básico del ejercicio republicano, que permite a la ciudadanía en general la posibilidad de conocer aquellos aspectos relevantes referidos al sistema democrático, que de no tutelarse de dicha forma, se verían impedidos de estar informados debidamente so pretexto de que alguien quede expuesto por revelación de la fuente privada de información”.

DE LA POSICIÓN DE ADEPA

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) destaca “la revocación del procesamiento del periodista Daniel Santoro decidida por la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata. Se trata de una valiosa decisión judicial, que reafirma la relevancia estratégica de la libertad de prensa”.

Y agrega para finalizar que “Este tipo de medidas alientan la autocensura y debilitan el seguimiento profundo de la gestión de la cosa pública y de las tramas de corrupción. Sin un periodismo vigoroso y una plena vigencia de los principios legales referidos al oficio, se resquebraja el presupuesto democrático de una ciudadanía informada. La decisión de la Cámara de Mar del Plata coloca este caso en la senda de respeto a la libertad de prensa que caracteriza a nuestro ordenamiento legal y a nuestra tradición judicial”.

La sentencia condenatoria está apelada y nos enteramos que “Narcasito” presa de un ataque de impunidad, pretende hacer que lo condenen a nuestro propio abogado.

FUENTE: OPINION CIUDADANA

Comenta aquí