DestacadasPolítica

Nadie se presentó para iluminar por fuera el kartódromo de Tafetani

La licitación pública de gobierno de Formosa para iluminar la zona exterior del kartódomo de la capital, no tuvo interés entre quienes compraron el pliego y nadie se presentó hoy para llevar a cabo el costoso emprendimiento, con un presupuesto de casi 22 millones de pesos.

La publicación de las ofertas en los pliegos causó un mediático revuelo y en ese marco de escándalo cuando más el estado provincial necesita de fondos para afrontar la pandemia por coronavirus, se suspendió el acto, porque nadie se presentó como oferente.

Ocurrió esta mañana en Casa de Gobierno, donde en vano esperaron a los oferentes y fracasó el proceso. Y al no haber interesados, por lo menos visibles ante la enorme repercusión mediática, se cayó la licitación.

La pista del kartódromo, inaugurado oficialmente en 2012, cuenta con un recorrido de 1.028 metros, y en sus instalaciones se encuentran armados 150 boxes y una torre de control amplia. Está ubicada en una zona de alto poder inmobiliario, y desde siempre, el estado provincial concurrió con dinero público para su construcción y mantenimiento.

Existen otras innumerables necesidades en la provincia y la capital donde se precisan los fondos malgastados en este enorme elefante urbano, con acceso sólo para los hijos del poder y los adinerados y que está lejos de ser un deporte popular.

El interés puesto de manifiesto obscenamente en esto se hubiera volcado a la construcción de viviendas o módulos habitacionales, en una ciudad recurrentemente sacudida por cortes de rutas de vecinos que no tienen casas donde vivir. O bien para aumentar la seguridad de una ciudad donde cuidar la propiedad privada equivale a gastar mucho dinero porque el estado está ausente. Motochorros y otro tipo de a modalidad del delito, ante un estado que no está, hacen de las suyas cuando se le vienen en ganas y los vecinos lo padecen con rigor e impotencia.

Con esa fortuna de dinero que se tiene previsto destinar a iluminar el kartódromo del discutido Daniel Tafetani, conocido por ser la fuerza de choque de la patota del gobierno, bien se pueden adquirir unos 22 respiradores artificiales para las UTI, que tanta falta hacen ahora para luchar contra el Covid. También se podría destinar para comprar los reactivos para los tests que faltan ahora y obligan al estado a financiarse del pueblo, al cobrar 5 mil pesos. También se pueden comprar las miles de vacunas que faltan en Formosa, para ayudar a la pobre campaña que hasta ahora, viene a lomo de tortuga. 

También esa enorme cantidad de dinero se puede destinar a dotar al sistema sanitario de más personal y aprovechar para que tengan un mejor salario. Los miembros de la salud están hoy exhaustos, al borde de sus fuerzas y los insumos y medios para luchar contra la enfermedad escasean por estos días.

Pero iluminar un enorme predio, superfluo e inútil para toda la sociedad y que sólo sirve a algunos allegados al poder por la gran cantidad de fondos que significa su mantenimiento, es la prioridad para un gobierno que al parecer no entiende nada de nada, a pesar que están hace un cuarto de siglo en el poder.

 

Comenta aquí