DestacadasPolítica

Ocampo denunció “aprietes, amenazas y persecuciones de un gobierno que los declaró enemigos por reclamar que los dejen trabajar”

El empresario Marcelo Ocampo en comunicación con Radio Parque hizo referencia a la clausura de locales comerciales por parte de Defensa al Consumidor como medio de presión y persecución contra quiénes fueron referentes de los reclamos para volver a los horarios normales de trabajo.

El emprendedor mencionó que «el sector gastronómico fue tomado como opositor y enemigo del gobierno por el solo hecho de solicitar poder trabajar y a partir de ese momento se comenzó a sufrir todo tipo de aprietes porque es la segunda vez que gente que trabaja con ellos recibe amenazas de que van a perder su trabajo en el estado provincial si sigue trabajando con la marca Pepe Guapo«.

«Estas son cosas que ya no pueden seguir pasando en la provincia, por eso decidimos hacer esto público, la presión es para quienes trabajan con la marca y para los empleados, es decir si están en sus trabajos y les dicen que si siguen participando, colaborando o trabajando para la marca Pepe Guapo van a perder su trabajo con el gobierno provincial “esto es una barbaridad” algo que no puede ocurrir bajo ninguna circunstancia, no todo es política y la gente es libre de hacer lo que quiera una vez terminado su trabajo, es más a nadie hoy en día de alcanza el sueldo, entonces todos buscan hacer algo extra para poder llegar a fin de mes, siendo algo muy digno y nada tiene que ver con quién trabaje entonces esto es una barbaridad y una cosa sin fundamento» advirtió.

Además sostuvo que «las medidas paliativas nunca fueron para todos, siempre tuvieron un pero, las ayudas económicas para pagar los sueldos, o exigen estar al día con los impuestos cuestión que no todos los comerciantes pueden lograr, en estos dos años de pandemia, pero aun así se siguió luchando para sacar adelante los negocios».

«A mi me llama la atención como un Formosa se naturalizaron muchas cosas por ejemplo la diferencia entre los políticos y la gente común, como que para ellos está bien que hagan determinado tipo de cosas como el diputado que entró sin hisoparse,  cómo que todo está bien siendo que es un funcionario público pareciera ser que no tiene que hacer las mismas cosas que la gente común, y lo mismo pasa con el tema de los protocolos, a mí me parece bien que controlen porque es una cuestión de salud y está bien que nos obliguen a cumplir a todos los protocolos porque también eso hará que salgamos adelante con esta pandemia”, indicó.

«Pero debemos cumplirlo todos, porque cuando van a mi local a controlarme y a pedirme un montón de cosas sobre todo para quienes venimos con muchos problemas económicos, y que hay que invertir para lograr ese tipo de controles y hay que pagar una persona para que controle los barbijos, la ubicación, que controle que la gente no agregue mesas y sillas, eso significa un gasto, sin embargo después ves  un acto político en dónde están todos encimados, con un montón de personas sin capacidad o en el Paseo Ferroviario que están todos amontonados entonces esto es algo desleal«, sentenció.

Ocampo dijo “qué algunos tengan que cumplir y otros hagan lo que quieran eso molesta porque se invierte mucho para cuidar la clientela, y el gobierno que debe dar el ejemplo, pero hacen todo lo contrario, por eso esta situación da mucha bronca”, reconoció.

«Otra cuestión es que están confundiendo el repunte económico con la libertad de la gente de poder salir, qué son cosas muy diferentes, el poder adquisitivo de las personas, nunca fue recuperado es más sigue decayendo por la tremenda inflación que hay, los ciudadanos tienen que optar por qué día salen según sus ingresos, el poder adquisitivo bajo notablemente y esto se sienten las ventas por eso se tiene una política de no aumentar los precios y aguantar  lo máximo que se pueda para no trasladarlo al cliente».

Para culminar señaló que «el sector comercial tardará muchos años para volver a recuperar el nivel económico, todos los comerciantes y empresarios que decidieron mantener a sus empleados cómo es su caso que intentó no despedir a la gente, se tuvieron que sacrificar mucho, desde ahorro hasta bienes personales retrocediendo mucho para poder aguantar esto».

“Esta es una cadena que va a costar mucho recuperarla para que vuelva a los niveles anteriores a la pandemia, no es que se termina la cuarentena y comienza la normalidad como ellos creen, sin olvidarnos que en Formosa todavía se siguen fase 3 pese a que nadie lo menciona, y se siguen con muchas limitaciones al menos para el caso de los gastronómicos”, dijo.

«Está el tema del horario porque solo pueden trabajar hasta las 12 de la noche, también el aforo del 50%, y las limitaciones de las personas por mesa; cuando ya en todo el país estas son sin límites, mientras los aforos están en un 70% y los locales en las provincias pueden abrir hasta las 6 de la mañana, porque ya están en fase 5″, manifestó.

“Sin embargo en esta provincia pareciera ser que es una cuestión en contra de los gastronómicos porque ya no existe una justificación sanitaria y científica para continuar con estas medidas restrictivas”, concluyó.

Comenta aquí