PolicialesPolítica

Otro revés judicial para el «Narco Comisario» preferido de Gildo Insfran que comandó la represión del 5 de Marzo

El violento y represor ex Jefe de la División de Drogas Peligrosas de la Policía de Formosa, Orlando Medina, podría ir a prisión en una causa donde se lo investigaba como “cómplice” de una banda narco que operaba en varios puntos del país. En su momento fue absuelto por la justicia federal de Formosa, pero ahora la Cámara de Casación Penal ha revocado el fallo y determinó que se deben analizar más pruebas que podrían cambiar el veredicto. El caso es de 2013.

En 2019, Orlando Medina y Augusto Romero, los dos funcionarios policiales fueron absueltos, en tanto que para el resto de los condenados hubo penas muy leves, considerando la gravedad del delito. Crédito: Archivo

“Hemos recurrido en su momento cuando fue el juicio que terminó con condenas muy bajas para el criterio del Ministerio Público Fiscal y con la absolución de los funcionarios policiales, pero ahora la Cámara de Casación ha fallado, y deberá constituirse un nuevo tribunal para analizar las pruebas que en su momento eran contundentes y no fueron consideradas para determinar el veredicto”, dijo el fiscal.

Así, entonces, podría haber un nuevo veredicto que aumentaría la condena de los demás detenidos y podría implicar la prisión para el ex funcionario policial Medina.

El caso

En 2013, el ex jefe de Drogas Peligrosas de la Policía formoseña y un oficial que había trabajado bajo su amparo habían sido detenidos por la Justicia Federal acusados de proteger a una banda de narcotraficantes.

Se trata del comisario inspector Orlando Medina, quien estaba en ese entonces al frente de la Dirección General de Drogas Peligrosas de Formosa.

En los operativos también había sido arrestado el oficial Augusto Romero, quien estaba trabajado bajo las órdenes de Medina y se desempeñaba en la comisaría de Las Lomitas. Otro que cayó era el jefe de la banda, Héctor «Korea» Gallego, quien había sido capturado junto a cinco de sus hombres, entre los que se encontraba su hermano Cristian, conocido como «Indio».

De acuerdo con la investigación federal, Héctor Gallego lideraba la banda, mientras que su hermano Cristian supervisaba el ingreso clandestino de los estupefacientes y se encargaba de su almacenamiento. Los otros detenidos fueron imputados por diferentes grados de participación en el tráfico y la comercialización de la droga.

La causa se inició en septiembre del año 2013 por una advertencia de la Dirección General de Drogas Peligrosas provincial sobre la posible comercialización y distribución de estupefacientes por parte de Héctor Gallego, a quien señalaban como «el presunto canalizador de las sustancias a distintos puntos del interior provincial y hacia el sur del país».

Los voceros de la fiscalía de Formosa, a cargo de Luis Benítez, advirtieron entonces que lo paradójico del caso fue que el propio comisario Medina, siendo el titular de Drogas Peligrosas, radicó la denuncia y luego intervino en la investigación. Las fuentes contaron que el policía era la persona que alertaba a Gallego con respecto al avance del caso. Esta situación pudo ser advertida por el fiscal luego de varios meses de investigación, a partir de la separación de la policía local de la investigación y su reemplazo por la Gendarmería Nacional.

Entonces el fiscal Benítez solicitó la colaboración de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) y de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), con cuya asistencia pudo obtener elementos que vincularon a Gallego no sólo con la comercialización de cocaína y marihuana sino también con la venta de armas de fuego y dólares.

Los allanamientos posteriores derivaron en la desafectación del cargo y en la detención del comisario.

Fueron secuestrados después, entre otros elementos, tres kilos de marihuana, 70 gramos de cocaína, 28.700 pesos, 47 celulares, cinco computadoras, armas de fuego, 25 chips, dos GPS, una balanza y documentación de relieve para la causa.

Comments

comments

Comenta aquí