Política

Pagni: “Gildo Insfrán de opone a que el Ejercito patrulle la frontera de Formosa”

 165,289 total views,  8 views today

El gobernador de Formosa y sus legisladores nacionales han expresado su tenaz oposición a la propuesta del presidente de la nación de contar con un ejército más dinámico, más pequeño, más efectivo que colabore con Gendarmería en el control de la frontera norte, en la lucha contra el contrabando y el narcotráfico, expresó el periodista Carlos Pagni en La Nación.

“El Gildismo se sumó al discurso K y sobre todo de la izquierda, que ve en este decreto (que ya había sido modificado por Néstor Kirchner) la posibilidad de que las fuerzas armadas salgan a reprimir el conflicto social, en un momento de ajuste”, explicó.

GILDO INSFRAN NO QUIERE QUE LAS FUERZAS FEDERALES ANDEN CONTROLANDO LA FRONTERA DE SU PROVINCIA

“El gobierno nacional piensa mandar contingentes del ejército a la frontera norte, sobre todo a la provincia de Formosa, donde no hay eficiente control de fronterizo por parte de la gendarmería. Pero finalmente van a ir a Salta y a Jujuy, donde sí hay control. Formosa no quiere que haya intervención de fuerzas federales: una reticencia del gobernador Gildo Insfrán de que anden revisando o controlando la frontera de su provincia.

FRONTERA Y CORRUPCIÓN: TIERRA FERTIL PARA EL NARCOTRÁFICO

Lo cierto es que aparece el problema de la frontera ligado a la corrupción. Frontera y corrupción una pareja que está en el centro de los delitos que el Gobierno nacional quiere atacar. Sobre todo el narcotráfico, que era uno de los tres objetivos de la administración de Maurio Macri.

Pese a ello el Gobierno nacional pondrá en marcha desde mañana temprano la anunciada reforma militar. Lo hará cuando lleguen a la frontera norte 500 efectivos militares para dar apoyo logístico a las fuerzas de seguridad y establecer una “presencia disuasiva” contra las bandas de narcotraficantes o eventuales grupos terroristas.

El Ministerio de Defensa, el ministro Oscar Aguad ya firmó la resolución interna para concretar desde mañana la primera tanda del traslado de tropas a la frontera norte que se terminará de ejecutar antes de fin de año con un total de 4.000 efectivos militares.

Así, en esta primera etapa del plan, las Fuerzas Armadas trasladarán a unos 450 efectivos del Ejército, 40 pilotos y mecánicos de la Fuerza Aérea, 8 helicópteros y 2 aviones A4AR que están desde ayer en Chaco con la firme intención de dar respaldo en terreno a la Gendarmería o la Prefectura que patrullan la frontera con Paraguay, Bolivia y Brasil.

En el Ejército se supo que hasta anoche había orden de movilizar desde mañana a 300 hombres y los restantes cuando lleguen los recursos correspondientes.

“Se trata de un cambio de época donde las Fuerzas Armadas se adaptarán a los tiempos modernos que se viven, con ataques externos de grupos que no responden a un Estado en particular y donde queda en claro que los militares no violarán la ley de seguridad interior“, reflexionó un allegado al ministro Aguad.

Para poner en marcha el plan de despliegue militar a la frontera norte tanto en el Gobierno como en el Estado Mayor Conjunto aclararon que “no habrá intervención directa de los efectivos militares ante la detección de hechos delictivos sino una presencia fuerte del Ejército o la Fuerza Aérea en la frontera norte para disuadir”.

No está previsto, al menos hasta el momento, el despliegue de uniformados de la Armada. Fuentes calificadas de esa fuerza dijeron que no se recibieron instrucciones por ahora para ir a la frontera norte aunque no descartaron que en el futuro inmediato esto ocurra.

Por su parte, fuentes de la Fuerza Aérea consultadas dijeron que para el operativo en la frontera norte se trasladará a 40 personas del Escuadrón Aeromóvil. Además, estará incluida allí la tripulación, los mecánicos y el equipo para rescate. También habrá un helicóptero de rescate ante la posibilidad de una eyección.

Así, la Fuerza Aérea pondrá en marcha todo un sistema completo entre radares desplegados en la frontera norte y personal de comando y control donde se centraliza la información para la toma de decisiones. Todo ello incluye unas 200 personas operativas para las 24 horas que seguirán los movimientos tanto en el norte como en Buenos Aires.

La decisión de poner en marcha el 1 de agosto el despliegue de militares a la frontera norte la tomó Macri con Aguad, el jefe del Estado Mayor Conjunto, teniente general Bari del Valle Sosa y buena parte de la cúpula del Ministerio de Defensa. Esto forma parte de la reforma a las Fuerzas Armadas que la semana pasada anunció el presidente en Campo de Mayo y que se impuso por medio de dos decretos presidenciales, el segundo publicado hoy en el Boletín Oficial.

El plan de reestructuración militar también contempla la creación de una fuerza de despliegue rápido que tendrá unos 10.000 uniformados dispuestos a trasladarse a diferentes puntos del país en menos de 24 horas cuando las fuerzas de seguridad lo requieran.

El despliegue total de militares a la frontera norte será de 4.000 efectivos, en su mayoría del Ejército, se dará en una primera etapa con 500 hombres y luego el resto. Estos irán acompañados por medios técnicos como sensores, drones, radares terrestres y equipos de comunicación para brindar apoyo logístico.

De esta manera, cualquier operativo contra narcotraficantes seguirá bajo el mando de la Gendarmería o la Prefectura. No se permitirá la intervención de militares en los operativos sino que su accionar estará limitado al apoyo logístico y a la presencia de disuasión.

La frontera norte es una de las más porosas de la Argentina y se estima que la mayor parte del tráfico de cocaína y marihuana transita por ese corredor fronterizo de unos 3.000 kilómetros. Desde mañana ese espacio estará plagado de militares que confluirán con las fuerzas de seguridad.

Comments

comments

Comenta aquí