DestacadasPolítica

Panorama Político: La escalada de intolerancia institucional violenta la convivencia democrática y las libertades en la provincia

Los últimos hechos políticos desencadenados en distintos puntos de la geografía provincial son de una gravedad institucional extrema que alteran la sana convivencia democrática, violentan las garantías constitucionales, las libertades individuales y la misma estabilidad política en la provincia, ya que en todos aparecen vinculados y como responsable el poder político provincial, que deberían ser los principales garantes de todo lo contrario y de mantener la paz social.

Así, los ataques que sufriera Adrián Bogado, en su visita a Las Lomitas, donde el intendente municipal pariente privilegiado del Gobernador, acusado de violencia de género y de intento de femicidio, no escatimó recursos municipales ni a su propio locutor ni equipo de sonido móvil para injuriar públicamente ante el pueblo e impedir por la fuerza el normal desarrollo de las actividades políticas del legislador justicialista que hoy opina diferente que su yerno. Intolerable

Tampoco se puede naturalizar los constantes ataques con palos y machetes de punteros del Gobernador, ni el derribo de la antena de la radio FM qom en el CIC de la colonia La Primavera, porque exceden los límites del mero conflicto político o de la natural disputa de poder, y se convierten alarmantes manifestaciones autoritarias de violencia política, que coartan libertades, y atentan contra un vital medio de comunicación de una comunidad. Ultrajante.

Para muestra de despropósitos dicen que sobra un botón, pero en este tema sobran ejemplos aldeanos y Pirané no deja de ser uno de ellos y sin dudas el más despótico.

Porque allí la intolerancia institucional y la violencia política son ejercidas inescrupulosa, directa y exclusivamente desde el poder central y desde esferas del propio gobernador Gildo Insfran, que ha utilizado todos los resortes y poderes del Estado, que tiene la responsabilidad de administrar, incluso su justicia domesticada, para intentar disciplinar y escarmentar a los demás.

A tal punto ha llegado luego de los intentos vanos de destituirlo, de suspenderle el Festival “La Paisanita”, de no hacerle aprobar el presupuesto, paralizarle obras, mandar al IAS y a la policía a suspender el Bingo Gratuito Municipal (que ahora hacen en todos las comunas), mandar a reprimir a balazos la inauguración del “Hípico Municipal”, de intentar detenerlo o declararlo insano como el Juez que instruye la causa, de montar un operativo de gobierno y luego un “Comando de Emergencia” sin invitar al Intendente de la localidad, que lo último; de tan ridículo ya parece tragicómico y profundamente antidemocrático.

Efectivamente ni las fiestas de Fin de Año, enternecieron la vanidad del poder divino delegado por Dios según bendiciones de pastores rentados con cargos del Estado, ya que en las antesalas de la Fiestas 15 días antes envió Sidras y Pan Dulces, comprados con fondos de los contribuyentes, para que repartan en su nombre a todos sus partidarios, y el 24 a las 19 hs recién las recibió el intendente que no apoya su séptima reelección. Una Vergüenza.

Para colmo, malintencionada y automáticamente los punteros Gildistas en medios oficiales y oficialistas, salieron a denostarlo en coro y en cadena, culpándolo de haberse demorado en la entrega de las Sidras y Los Pan Dulces. “Mienten, son sicarios políticos manejados por Ferreira”, respondió Juan Zaragoza en los micrófonos de Radio Nacional y en una nota concedida a Prensa Libre.

Pilares Democráticos deteriorados

Sin dudas, el respeto por la opinión ajena y la tolerancia política, son unos de los cimientos esenciales de la democracia que nos distingue como nación, pero que sufren un acelerado y alarmante deterioro en nuestra provincia.

Y efectivamente, los recientes lamentables acontecimientos en Pirané, La Primavera y Las Lomitas, son manifestaciones propias de la intolerancia y de los devaluados valores democráticos que predomina en la actitud de nuestras máximas autoridades provinciales, que en forma manifiesta ataca como al peor enemigo al adversario que piensa diferente, utilizando recursos del Estado para montar y financiar el ataque, y “la violencia; la mentira; el abuso de poder; el agravio y la difamación” como herramientas de proselitismo político y disciplinamiento social.

Esta estrategia es detestable y condenable en tanto irrespeta los derechos políticos y las libertades de los otros, y en algún momento se puede convertir en un bumerán porque se están orquestando impunemente desde posiciones de poder de que tienen la responsabilidad de administrar en representación de todos.

Este menosprecio a la ética en la política y el desprecio hacia los que piensan diferentes ha permeado también a la mayoría de sus seguidores y beneficiarios que agreden en forma rabiosa y vulgar en las redes sociales, pues la ausencia de argumentos y razones es sustituida por la crítica soez y la descalificación personal, que saturan las redes sociales y los medios digitales con mensajes ofensivos, groseros y desagradables, que no siempre les juga a favor.

Estos ataques son manifestaciones elocuentes de la intolerancia política, del irrespeto con quienes no comparten ideas, que ponen en riego la convivencia democrática y la estabilidad política, de una provincia degradada institucionalmente, donde no rige la división republicana de poderes y ya está conceptualizada como Feudal.

Comments

comments

Comenta aquí