Política

“Para eliminar el Mal de Chagas hay que erradicar las viviendas rancho”

El especialista en la enfermedad de Chagas, también conocida como tripanosomiasis americana o Mal de Chagas-Mazza, Dr. Daniel Hernández dejó traslucir una dolencia que no está erradicada y que se incrementa en zonas desfavorables como el interior de la provincia.

El doctor comentó que su inquietud nació porque en el espectro de la medicina no es un campo muy transitado y sin embargo es un mal que se encuentra con frecuencia en las provincias, al mencionar los índices de Formosa con respecto a este mal hizo hincapié en la existencia de pacientes crónicos tanto en el interior como en capital, y son personas infectadas ya hace varios años, aunque los casos agudos se denuncien en menor medida.

El estudioso explicó que la forma de trasmisión es con la picadura y deposición de la vinchuca en la piel, siendo este insecto portador del Chagas que hace ingresar el parásito al organismo de las personas. Al participar de un congreso de cardiología pudo observar que mostraban que en provincias como Chaco y Formosa, hubo en solo caso que sería congénito, lo cual es imposible ya que si se realiza una prueba con ocho mujeres embarazadas que padezcan la patología, los niños nacidos tendrían también la enfermedad por transmisión de sus madres.

Con respecto a los casos en la provincia dijo “los registros no son los que en verdad existen, si vas a los vectores de indicación del Ministerio de Desarrollo Humano se puede comprobar como con otras dolencias como la tuberculosis, más allá de que se hace un esfuerzo, sobre todo el departamento Patiño donde más chagásicos existen, menos que en el Bermejo y con un repunte en Ramón Lista, pero hay que decir que esto no alcanza sino se mejoran las viviendas, la educación, no existen campañas en la televisión o en las escuelas que se enseñe sobre Chagas y su prevención”.

Destacó además que la información es la base y que en la Facultad de Medicina donde es profesor titular de cátedra y titular de la extensión universitaria, confeccionan trípticos sobre la enseñanza de la enfermedad de Chagas en las escuelas rurales, inclusive captando un error de principio que fue denotado por enfermeros del territorio y que se refería a que el material estaba producido en idioma español, siendo de mejor aprovechamiento por los lugareños en dialecto wichí, siendo un éxito para la campaña.

Al ser consultado sobre las consecuencias de la tripanosomiasis americana en los pacientes afirmó “el síntoma principal en el periodo agudo es la fiebre, no el ojo en compota como se decía, hinchazón de hígado, del baso, y muy pocos son fatales en este lapso, que si se dan es por una inflamación aguada del músculo cardíaco o se da la meningitis aguda en estos casos, sino sucede nada de esto, el paracito tiene una capacidad para esconderse en el cuerpo humano y ahí queda dormido como 20 0 30 años, trayendo problemas en el corazón con el correr del tiempo, por agrandamiento de este órgano”.

Para culminar recomienda para erradicar la enfermedad de la provincia de Formosa es controlar a los pacientes y detectar los síntomas, sobre todo tener mayor cuida con los del VIH por la deficiencia de su sistema inmunológico, y aunque la eliminación es compleja, con la formación por parte de los maestros sobre todo en las instituciones de enseñanza del interior y para ello el Ministro de Educación debería ceder las herramientas para que los docentes estén facultados para dictar estas clases en las escuelas, en segundo término anular definitivamente las viviendas ranchos, situación indigna y degradante que en este siglo se viva de esta forma pero habitual y naturalizado en Formosa.

Comments

comments

Comenta aquí