LocalesOpinión

PO: NI UNA MUERTE MAS POR ABORTO CLANDESTINO

El 29 de septiembre por el día de la acción global por el derecho al aborto legal el movimiento de mujeres y el conjunto de organizaciones que defendemos los derechos democráticos de todo el país y también en la provincia salimos a reclamar una vez más el derecho al aborto legal seguro y gratuito.

Es importante aclarar que el  debate  no debe ser aborto si  o aborto no, los abortos ocurren y las mujeres mueren por ello, mientras crece un negocio millonario el de los consultorios privadas clandestinas, el debate entonces es Aborto clandestino o Aborto legal?

la situación de la mujer evidencia el estado deplorable en que se encuentra el sistema de salud, tal como revela un informe de la titular de la cátedra de salud pública de la UNaF del año 2014 Las muertes maternas en Formosa prácticamente no han disminuido en los últimos 30 años. En 2012, en Formosa el 10% de las muertes maternas se produjeron por abortos. El 55 y 57% de las muertes ocurridas en Formosa y Argentina respectivamente, se deben a causas obstétricas directas, es decir ocasionadas por el embarazo, en general prevenibles con acciones de salud relacionas con la salud reproductiva, realizadas antes o durante el embarazo, en el parto o puerperio, esto refleja una baja calidad en la atención obstétrica, el resto están asociadas a causas obstétricas indirectas, estas causas refieren a problemas anteriores al embarazo, que son agravadas por éste, evitar el embarazo es la principal medida preventiva. ”

También queda al desnudo el fracaso de la EDUCACION SEXUAL INTEGRAL, con la escasa capacitación para la formación de los distintos actores que trabajan en las instituciones educativas. El Estado hace caso omiso a los  derechos de la mujer y principalmente en las mujeres que se encuentran en situaciones de pobreza. A lo largo del tiempo los derechos de la mujer han sido renegados de las políticas de los partidos tradicionales, y eso se agrava con la situación actual y la política de ajuste que se ha aplicado en los últimos años, esta situación de necesidad a llevado a la mujer a llegar a casos extremos como lo es el aborto clandestino, mujeres que por su situación social tomen decisiones  que en muchos casos termina con su vida.

Aunque no hay cifras oficiales, se estima que hay alrededor de medio millón de abortos clandestinos al año en el país, y hay un egreso de entre 60 y 70 mil mujeres con complicaciones por aborto inseguro.

Aunque Formosa es una de las provincias con mayor tasa de mortalidad materna por aborto en el país es una de las pocas que aún no cuenta con una normativa que asegure, de modo efectivo, el ejercicio de la interrupción del embarazo en los casos que corra peligro la vida o salud de la gestante, o que el embarazo sea producto de una violación, un derecho que las mujeres tenemos desde 1921.

Es el momento de reforzar la movilización y avanzar en nuestras demandas específicas. La lucha por el derecho al aborto legal confronta con los pilares más retrógrados del régimen capitalista. Los defensores de la clandestinidad del aborto no sólo protegen el negocio de las clínicas privadas, se valen de este mecanismo para someternos al tutelaje del Estado y la Iglesia, que se arrogan el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos para disciplinarnos a sus intereses.

El gobierno de Macri y Cambiemos, los gobernadores de todos los signos políticos, el Papa y la casta judicial, de ningún modo están preocupados por el derecho a la vida. Son los responsables de la desocupación, la precarización laboral y el ataque a las condiciones de vida de las mayorías trabajadores, que golpea doblemente a una mayoría de mujeres que no tiene recursos ni posibilidades de planificar su maternidad, y es el caldo de cultivo de todo tipo de violencias. Estos personeros defienden la educación religiosa es las escuelas públicas que, como sucede en Salta, está fundada en la reproducción de prejuicios y principios discriminatorios, vehículos de crímenes contra las mujeres y las minorías sexuales. Todos ellos deniegan la educación sexual laica y científica en las escuelas, reforzando los abusos y aumento del embarazo adolescente; protegen la injerencia oscurantistas y la “objeción de conciencia” en la salud, que siempre se aplica contra el derecho a la interrupción legal del embarazo, incluso contra los médicos defensores del derecho a decidir.

Exigimos la separación de la iglesia del estado, educación sexual científica y laica para decidir, anticonceptivos sin restricciones para no abortar y aborto legal seguro y gratuito para que las mujeres no mueran, ni tengan que pasar por vejaciones cuanto deciden interrumpir un embarazo no deseado.

Plenario de Trabajadoras

Comments

comments

Comenta aquí