DestacadasPolítica

Productores de Fortín Soledad se quejan por las promesas incumplidas y el nuevo avance del bañado sobre la ruta provincial 32

Ante la nueva crecida del bañado y la falta de las obras tantas veces prometidas, la situación es crítica y recién ahora han empezado las máquinas a querer trabajar cuando el agua ya está contra la ruta que va de Soledad a Churcalito”, se quejó el productor Juan Domingo Maciel, que hace 59 años trabaja en su campo de esa jurisdicción.

Explicó que en Fortín Soledad, la situación es de mucha angustia, preocupación e impotencia que enfrentan las familias ganaderas de la zona, porque ante la ausencia del Estado y las promesas incumplidas gubernamentales las aguas del río Pilcomayo que alimentan al bañado La Estrella avanzan ganando terreno y las continuas lluvias que se registran en la región potencian la problemática que viven las comunidades originarias y criollas, y los productores de la jurisdicción.

El productor de la zona remarcó que las autoridades “habían prometido que levantarían la ruta para que haga de defensa para que el agua no venga a la RP 32, pero el agua ya está ahí. El bañado está muy grande y por eso no creemos que alcance el tiempo para hacer esa obra prometida”.

Este año será peor que el año pasado y las obras no aparecen

Asimismo, consideró que lo que ocurrirá en este año “será peor que el año pasado, porque el año pasado no llovió; estábamos en sequía en la altura, no había nada de agua y ahora llueve y llueve y encima viene el bañado y las obras no aparecen”.

Los que viven en el ejido urbano de Soledad están protegidos por un anillo de defensa, pero “somos los productores los que estamos fuera del anillo y los que nos inundamos y perdemos todo porque no tenemos a dónde ir con nuestra hacienda”.

“El productor del bañado sale con la hacienda y va a la altura, pero nosotros, que somos productores de fuera del bañado y no tenemos a dónde sacar la hacienda; no tenemos dónde ir y cuando baja el agua todo lo que hicimos se funde”.

Todas las pasturas que hicimos se funden mientras que el productor del bañado aprovecha las pasturas que deja el agua. A nosotros el agua no nos deja pastura, nos deja yuyos. Para nosotros es la desgracia más grande”, refirió con desasosiego.

Vinieron a prometer obras, como siempre han prometido. Tal y como fue hace 6 años cuando el Gobernador vino a prometernos que iba a hacer la ruta 32, que iba a poner piedra y pavimento y hasta ahora estamos esperando

Al ser consultado sobre la reciente reunión mantenida entre productores de la zona y autoridades gubernamentales encabezadas por el intendente de Las Lomitas suegro del Gobernador, refirió haber participado de la misma y apuntó que “vinieron a prometer que van a hacer cosas, como siempre han prometido. Tal y como fue hace 6 años cuando el Gobernador vino a prometernos que iba a hacer la ruta 32, que iba a poner piedra y pavimento y hasta ahora estamos esperando”.

“En esta oportunidad, prometieron que harán esta ruta a Churcalito para que no nos inundemos, pero vienen cuando no deja de llover y el bañado ya está contra la ruta”.

Otra faceta de la realidad que les toca afrontar a estos comprovincianos cuando los alcanza el agua pasa porque “no tenemos a dónde ir y si llegamos a salir tenemos que buscar campos lejos para trasladar la hacienda y nos cobran 200 pesos por animal por mes para tenerlos en campos altos”, detalló Maciel.

Compuertas que no funcionan

Durante la creciente del 2018, un tema candente para la zona pasó por las compuertas sobre la RP 28 y para Maciel, las mismas “viven cerradas y ellos dicen que están abiertas. Las levantan 30 cm y así se mantienen y eso nos afecta porque no se libera el agua; está todo lleno cuando viene el bañado. Esa agua nunca baja”, dijo para asegurar angustiado: “no sé qué nos pasará”.

El Gobierno hubiese venido hace meses a trabajar

Un montón de productores amigos ya no saben qué hacer, es mucha nuestra angustia porque si el Gobierno hubiese venido hace dos meses a trabajar hubiesen tenido espacio para hacerlo, pero vienen ahora cuando ya está todo lleno de agua”.

El productor y su familia fue luego duramente cuestionado por el Intendente de Las Lomitas

“El piso de la ruta está muy blando porque llovió seguido y debemos transitar como se pueda para sacar la producción, para cumplir con nuestros compromisos y para ayudar en el traslado de algún enfermo, por ejemplo”, se quejó el productor que luego fue duramente cuestionado por el soberbio Intendente de Las Lomitas (AMPLIAREMOS)

Comments

comments

Comenta aquí