Política

Ramón pudo cumplir su sueño de aprender a leer y hoy tiene una bicicleta nueva para ir solo a la escuela

«Mire la bici que me trajeron de Formosa. Esta solamente la voy a usar para ir al colegio», dice Ramón Moreno, de 13 años, en un audio de Whatsapp con voz eufórica. La sonrisa que tiene subido arriba de la bicicleta negra y verde que le donaron para que pueda ir y volver solo de la escuela, lo dice todo.

Su historia de cómo sobrevive con sus papás y sus hermanos en una casita precaria en el barrio Industrial de Las Lomitas, en Formosa, conmovió a todos. Es el mayor de cinco hermanos: Thiago (1), Brenda (4), Alexander (9) y Yael (10) y eso hace que por momentos asuma responsabilidades de adulto. Desde los 6 años que acompaña todas las tardes a su mamá a vender pan y tortas fritas para salvar el día y su sueño era «aprender a leer y a estudiar».

Gracias a la enorme repercusión que tuvo la nota que fue replicada en distintos medios nacionales y locales, Ramón pudo cumplir su sueño: aprendió a leer. En su escuela decidieron empezar a darle apoyo escolar para que se pusiera al día con los niveles de alfabetización de un chico de su edad.

«Estoy al día con las notas»

«Va los martes y viernes en la escuela. Ahí los profesores le enseñan a leer. Aquí en la casa él se pone a practicar y ya está aprendiendo a leer bien ya. Hace unas semanas lo felicitaron en el colegio por su buen comportamiento y su esfuerzo», cuenta orgullosa Yésica Rojas, su mamá. Ramón agrega: «Todavía no leo bien de corrido pero lo que me pongan lo leo. Gracias a Dios estoy al día con todas las notas».

En la nota para el proyecto Hambre de Futuro, Ramón contaba cómo es su rutina de todos los días: «me levanto a las 6 de la mañana, de ahí me baño, me cambio y me voy a la escuela. Vuelvo a al mediodía, después me pongo a hacer pan y lo salgo a vender. En el recorrido siempre nos dan algo de comida. Ayer nos dieron durazno, papas, uvas y lechuga», decía este adolescente que cuando sea grande sueña con ser policía.

Fueron más de cien personas las que se comunicaron con Ramón Cubilla, representante de Cáritas Formosa para colaborar de distintas maneras con la familia de Ramón. «Algunos llamados fueron del exterior como Toronto, Miami, Haití, México, España y Nueva York», cuenta Cubilla, que fue el encargado de canalizar todas las donaciones y hacérselas llegar a los Moreno. Además de ropa y zapatillas, se lograron recaudar $115.000 que fueron destinados para comprar ladrillos y chapas para empezar a levantar una habitación más para que los chicos no duerman todos amontonados.

Otra de las necesidades urgentes para los Moreno era poder tener un baño de material porque el otro que tenían con bolsas de nylon se llovía y volaba con el viento. «Ya tenemos terminado el bañito con lo que sacamos de la venta de pan. Con eso compramos la bolsa de cemento y pudimos de a poquito terminar el piso», dice Yesi.

El próximo proyecto es poder arrancar la construcción de la habitación. El presupuesto que les habían hecho superaba casi en diez veces lo que se logró recaudar pero Yesi no pierde las esperanzas: «Con esto ya compramos algo. Ahora nos falta el cemento, el hierro, la arena y la piedra. Con lo que vayamos sacando de la venta de pan, la vamos a ir levantando», dice convencida. Para ella, lo más importante es que sus hijos vayan a la escuela. «Quiero que ellos terminen lo que yo no pude y no tengan que andar vendiendo pan como yo», dice con la voz quebrada.

COMO AYUDAR

Las personas que quieran ayudar a Ramón o aportar a Cáritas Formosa pueden:

-comunicarse vía Whatsapp con Ramón Cubilla al +54 9 3704 59-4766.

-donar directamente en este link: https://caritas.org.ar/hambredefuturo/

(Fuente: La Nación)

Comenta aquí