Política

Reapareció la periodista Misteriosa, se sacó el antifaz, y era la ex ministra, ex legisladora PJ Marta Kozamet. No era periodista, y lo demostró

En las ya clásicas puestas en escenas de todos los mediodías de las cada vez más politizadas conferencias de prensas diarias del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19, a las cuales luego de las primeras funciones con la sola actuación rutilante del doctor Jorge González que había logrado darle un fuerte perfil de comedias vedettitas a los informes, se le fue incorporando compartiendo marquesina y centralidad el ministro de Economía Jorge Oscar Ibañez, quién luego de 37 años de mantener un perfil bajo y prudente como funcionario provincial, lentamente va sacando a relucir su verdadera personalidad artística que llevaba muy escondida en la solemne imagen pública que había logrado construir durante sus tantos años como funcionario provincial.

Si bien Jorge Oscar Ibañez le aportó a las funciones diarias montadas con herramientas y dineros públicos, una parte más militante, fabulera y una línea con mayor sustento para abonar la construcción más épica del relato provincial. Pero todavía faltaba algo para avanzar un poco más en la partidización de los informes, para ir convirtiéndolas cada más en las tribunas sabatinas del Por Nuestra Gente Todo que tanto extrañan.

Entonces escondida bajo un antifaz negro apareció LA PERIODISTA MISTERIOSA, el elemento encubierto que podría aportarle a las actuaciones histriónicas de Ibañez y González, el elemento fundametalista, fanático y el pie necesario para avanzar en la pretensión de convertir en tribunas difusoras del discurso panfletario del relato provincial. Los informes diarios, cuyas puestas en escenas se sostienen con los dineros públicos.

La periodista militante, era la única que además de una buena chupada de media, podía realizar 3 tres preguntas en una sola intervención

Entonces apareció ella, escondida bajo un antifaz negro entre los “obligados” periodistas oficialistas que son trabajadores que responden a empresas, hizo su irrupción rutilante ante el asombro de propios y extraños, porque entró “muy militantemente” chupándoles la medias compulsiva, desenfrenada e innecesariamente a uno de los panelistas, a quién luego y tras cartón sin piedad arrogándose la representatividad de las personas adultas mayores le haría la pregunta más estúpida del mundo, que ella misma reconoció, que “es muy tonta la pregunta”, pero es muy importante para las personas mayores, insistió, en su primer inolvidable actuación.

Entonces, a pesar de la tierna imagen de la abuelita adulona representante de los adultos mayores a la que le da “paz” las palabras de uno de sus entrevistados, ya se notaba que bajo el tapaboca de la periodista encubierta yacía enroscada la lengua bien afilada de fanatismo y vocación militante que vendría a aportar y dar pie a la búsqueda de Ibañez y González de sacar los máximos réditos políticos posibles de la Pandemia, y de los dineros públicos con los que se financian las costosas conferencias de prensas, a las que convirtieron en sus show personales.

La ex ministra dijo al funcionario y amigo de toda la vida: «Es un placer conocerlo»

En su primera aparición encubierta la periodista misteriosa, encaró al Dr Romero Bruno, al que conoce de toda la vida, y frente a las cámaras le expresó su enorme satisfacción por conocerlo personalmente porque sus palabras le trasmiten paz, “me encanta escucharlo” dijo la abuela periodista representante de los adultos mayores, para luego dispararle la primer mortífera pregunta, que seguramente quedará en los anales de la historia del periodismo y será envidia de los más encumbrados comunicadores sociales del mundo:

“¿Cuál es la real proporción para 200 mililitros de lavandina?”

Es tonta la pregunta, reconoció, pero para nosotros es muy importante contraatacó refiriéndose a las personas adultas mayores a las que decía representar.

Romero Bruno, que inicialmente andaba desconcertado en estos  show mediáticos a los que como médico epidemiólogo no estaba acostumbrado, que ya venía desorientado y no lograba entender porque lo había desconocido Marta, ni cuál era la «vital» importancia para los adultos mayores de saber la fórmula y la real proporción de 200 mililitros de lavandina”.

Tampoco entendía bien si la abuela periodista y los adultos mayores querían fabricar lavandina?, o si necesitaban saber en cuantos litros de agua se pueden diluir 200 mililitros de lavandina, pero tampoco entendía porque era de tanta  crucial importancia para los adultos mayores saber la fórmula hipoclorito de sodio, o si realmente Marta tenia razón y era una pregunta tonta, muy tonta nomas.

Mientras el doctor Romero Bruno, no alcanzaba salir de su desconcierto y buscaba la mejor manera de explicarles los adultos mayores sobre la composición del hipoclorito de sodio y los mecanismos para su dilución y mejor utilización, la periodista misteriosa se sacó la careta y cual talibán Gildista, sacó la ametralladora y le tiro un centro a su amigo el ministro Jorge González para que le aclarara a quién todavía no lo supiera que: Son los amos absolutos de todas las decisiones provinciales que se toman”.

Reaparición sin careta. No era periodista, era ministra, funcionaria, legisladora. No era periodista y lo demostró.

En la Conferencia siguiente por la emergencia del COVID19, volvió a reaparecer la periodista misteriosa, ya sin careta y no era tan misteriosa, no era periodista era Marta Kozamet, exministra, ex Convencional Constituyente MC, ex funcionaria Gildista, columnista peronista de la radio de Pomelo Ferreira y Cacho García.

No venía a hacer periodismo objetivo e imparcial, venía a hacer política partidaria y aprovecharse inescrupulosamente de la Conferencias del COVID19, para convertirse en hezbollah de El Modelo Formoseño, en la búsqueda de sacar réditos partidarios de la emergencia por la Pandemia, y lo demostró.

 

Comments

comments

Comenta aquí