Sin categoría

River se aferró al empate ante un Racing que no supo golpear en su cancha

Lo había anticipado Marcelo Gallardo el martes. Lo ratificó un día más tarde Eduardo Coudet. Y no erraron: sería un partido de 180 minutos. En la primera parte del juego, en Avellaneda, fue un 0-0 que dejó a River un poco más contento. No tanto por el resultado, sino porque jugó 45 minutos con un jugador menos. Defendió la igualdad River y no se desesperó Racing por ganar. Así, todo se define en el Monumental dentro de 3 semanas.

En el juego estratégico de los entrenadores, el Chacho Coudet puso en cancha lo conocido y el Muñeco Gallardo movió algunas piezas, como acostumbra en esta clase de partidos. Pity Martínez se paró de enganche para provocar un mano a mano con Neri Domínguez. Los delanteros visitantes atendieron a los centrales y quedaron liberados los laterales. Arriesgó River en el medio dejando tan libre a Leonardo Ponzio ante un equipo tan frenético e intenso como Racing. Sucedió que Palacios y Nacho Fernández se ocuparon de Zaracho y Centurión y el campo le quedó grande a Ponzio. Domínguez fue a jugar cerca de Arias y el Pity lo siguió. Entonces Neri Cardozo y Licha López fueron a ganarle la espalda al 5 de River. Conviene aclarar; el equipo de Gallardo no sufrió, pero quedó mal parado en varios arranques de la Academia. De dos contras llegaron las dos faltas del solitario Ponzio, las amonestaciones y la roja.​

Se dijo: Gallardo apostó. Liberar los laterales y no rodear a Ponzio tenía como objetivo agarrar mal parado a Racing. Y en bastantes pasajes dio la sensación de que River era más, que estaba más fino con la pelota y lúcido para cambiar de ritmo. Generó peligro la visita desde la conducción de Pity. Casi siempre saliendo de contra. La más clara, igual, fue con blooper: luego de un córner casi la mete Pinola de media vuelta, cuando la pelota había quedado a la deriva.

La preocupación del entrenador de River, Marcelo Gallardo. EFE

Comments

comments

Comenta aquí