NacionalesPolítica

Ruta del dinero K: el juez Casanello rechazó el pedido de Cristina Kirchner para ser sobreseída

El juez federal Sebastián Casanello rechazó el pedido de la vicepresidenta Cristina Kirchner para ser sobreseída en la causa por la ruta del dinero, por la que Lázaro Báez ya fue condenado a 12 años de cárcel.

Según confirmaron fuentes judiciales a LA NACION, el magistrado consideró que la línea de investigación no está agotada y que todavía hay medidas en curso que deben ser terminadas para resolver.

Cristina Kirchner había pedido su sobreseimiento en esta causa hace dos semanas. Los dos organismos querellantes, la UIF y la AFIP, respondieron al juez que no debían continuar ni ordenarse más medidas de prueba para resolver su situación. El fiscal Guillermo Marijuan, en cambio, se opuso al planteo, y a partir de su dictamen, la vicepresidenta volvió a insistir con ser sobreseída, mediante otro escrito el que consideró que llevaba adelante una “grosera excursión de pesca”.

“No considero correcto, como director del proceso penal, mutilar vías de investigación abiertas. Si en su momento se consideraron útiles y pertinentes, no hay una razón válida para revisar hoy -por el mero paso del tiempo- ese criterio. Por eso, insistiré y esperaré sus resultados”, respondió Casanello en el fallo al que accedió LA NACION.

El expediente troncal que investigó las maniobras de lavado de Lázaro Báez y su entorno acreditó las responsabilidades y se dictaron condenas de hasta doce años de prisión. Pero queda en instrucción una parte de la causa en la que se busca determinar si existió participación de Cristina Kirchner en las maniobras de lavado de Báez. Hasta ahora, las pruebas recabadas por la Justicia no verificaron esa imputación, y la Cámara Federal instó el año pasado al juez Casanello a resolver la situación procesal de la vicepresidenta. Entonces se ordenaron nuevas medidas.

Cristina junto a Lázaro Baez saliendo del mausoleo de Nestor Kirchner
Cristina junto a Lázaro Baez saliendo del mausoleo de Nestor KirchnerArchivo

Las medidas en curso son declaraciones testimoniales a todos los empleados y gerentes del Banco de Santa Cruz, que trabajaron con Lázaro Báez. También hay un entrecruzamiento de llamadas en curso sobre los teléfonos cercanos a Cristina Kirchner y personas del Grupo Báez. La justicia busca probar una relación negada tanto por Báez como por la vicepresidenta, quien pidió a través de su abogado que esas medidas quedaran sin efecto y que se le dicte el sobreseimiento.

Uno de los ejes del planteo de Cristina Kirchner había sido que en este proceso fue afectada su garantía a ser juzgada en un plazo razonable. Casanello respondió que la complejidad y la cantidad de los hechos bajo investigación justifican el tiempo que lleva abierto el expediente.

“En lo referente a la invocación de la garantía del plazo razonable, el análisis de la causa no refleja la existencia de los presupuestos que permitan sostener en el caso la afectación de la garantía invocada por el peticionante (…). La cantidad de hechos investigados y su enorme complejidad torna proporcional la producción probatoria ordenada y, en consecuencia, compatible con la duración del proceso”, respondió el juez.

El juez Sebastián Casanello
El juez Sebastián CasanelloRicardo Pristupluk/ LA NACION – Archivo

Otra de las medidas implica la colaboración internacional que pidió el juez, y que hace a corroborar el conocimiento o el desconocimiento de Cristina Kirchner podía tener respecto de las maniobras atribuidas a Lázaro Báez y su entorno. En el juicio oral que los condenó, el arrepentido Leonardo Fariña había declarado lo siguiente: “… me llama Lázaro que vaya a Carabelas, voy a Carabelas, me atiende sólo y me dice que había venido de hablar con la jefa, que es Cristina Kirchner y que le había preguntado si él estaba sacando dinero al exterior porque desde la Embajada de Estados Unidos le habían comunicado eso. A lo cual, él me dice que le responde que de ninguna manera, pero me dice que seamos más prudentes con los movimientos”. Ese relato condujo al juzgado a interpretar que Báez actuaba a espaldas de Cristina Kirchner.

Al respecto de estos dichos, Casanello planteó que los camaristas federales interpretaron “de modo sustancialmente diverso” las palabras del arrepentido Fariña. “Pero la Cámara revisora -con integración diversa a la actual – sostuvo algo muy distinto”, dijo. Y citó las palabras de los camaristas: “No podemos eludir los agravios de las acusaciones en torno a la necesidad de corroborar la hipótesis que podría dar cuenta del conocimiento de la encartada sobre el accionar de Báez como posible prestanombre y una eventual vocación de dominio sobre esos bienes. Ello, a partir de la situación expuesta por Fariña, en punto a que la ex mandataria, frente a una comunicación de la Embajada de los Estados Unidos, le habría pedido a Lázaro Báez que sea más prudente con los movimientos de dinero”, asentó el juez en su fallo.

Comenta aquí