Política

Si a Hernández le dieron 3 años por 80 mil para pagar sueldos, ¿Cuánto le correspondería a Insfran por desviar 7,6 millones?

Hace justamente tres meses la justicia provincial por orden del gobernador Gildo Insfrán, convirtió al doctor Gabriel Hernández en él primer y único funcionario formoseño condenado en 30 años de administración justicialista en Formosa. Para ello desempolvaron –en plena campaña electoral- una causa prescrita y archivada de más de 15 años de antigüedad, con la que luego lo condenaron por haber pagado sueldos a los municipales con 80 mil pesos llegados de nación, a tres años de prisión en suspenso e “inhabilitación perpetúa a ocupar cargos Públicos”. A Gildo Insfrán cuanto le correspondería si lo juzgaran con su misma vara y caprichosos criterios?.

La condena la armó la Fiscal Norma Zaracho que protegió judicialmente y dio trabajo en su fiscalía a una hija le robo más de 80 mil pesos y Euros a los abuelos Hertelendy, y es hermana de otro Fiscal Jorge Savino Zaracho que estafó al Estado Nacional en cientos de millones pesos dictando 11.000 cautelares truchas para todo el país desde el Juzgado de El Colorado, y posteriormente fue protegido por el Superior Tribunal de Justicia y la Legislatura que le aceptó alegre y complicemente la renuncia, en lugar de denunciarlo penalmente.

Pero, la arbitraria condena la dictó un Juez Gildista conocido golpeador de mujeres, una jueza bandida hermana del apoderado del PJ y empleada de Narcasito Cabrera y por uno de los tantos jueces afiliados al Partido Justicialista. Esa es la justicia de Gildo Insfran.

Gabriel Hernández, aseguró entonces “fue un fallo político ordenado por el quinto piso de Casa de Gobierno”. Desempolvaron y armaron una causa con 15 años de antigüedad para activarla en plena campaña electoral. El fallo estaba cantado: “inhabilitarme a ocupar cargos públicos a perpetuidad”. “En Formosa no existe justicia independiente”, redondeó.

EL TURNO DE GILDO INFRAN POR “COECHO” EN SERIO

Tan solo tres meses después de la emboscada tendida con una causa armada a Gabriel Hernández, y una condena arbitraria dictada por jueces obedientes. La justicia Federal con “una causa archivada sin investigar por la justicia de Formosa”, imputó y llamó a indagatoria al poderoso y eterno Gobernador de Formosa, por una causa de Cohecho, desvíos y apropiación indebida de fondos públicos y asociación ilícita. Uno de los cómplices ya confesó y aportó contundentes pruebas sobre los 7,6 recibidos y los 2,2 nuevamente girados a una cuenta del hombre de confianza de Gildo Insfran: Martín Cortez presidente del Banco de Formosa.

La condena será inevitable, dentro del PJ y fuera del PJ ya son varios los que se prueban el saco del extinto. Gildo Insfrán traicionó a Vicente Joga, ahora va a conocer en carne propia la hiel de la traición y los primeros serán los que ahora salen a hacer mímica de una ridícula defensa.

INHABILITACIÓN PERPETUA PARA HERNANDEZ, CUANTO PARA INSFRAN?

Ahora la pregunta es si a Hernández le dieron tres años de prisión en suspenso e “inhabilitación perpetúa para ocupar cargos Públicos”, por haber ocupado 80 mil pesos enviados por nación para pagar -en medio de la crisis del 2001-2002- los sueldos a los empleados públicos. Cuanto le darán a Gildo Insfran por –como confesó AlejandroVandenbroele- robarse junto a Amado Boudou 7,6 millones de pesos de las arcas públicas de Formosa.

Para saberlo deberíamos ver cuántas veces 7,6 millones contiene a los 80.000 pesos y nos daríamos cuenta que lo que se la llevaron Insfran-Boudou-Vandebroele contiene 95 (noventa y cinco) veces la cifra por la que la justicia-lista de Insfran condenó arbitrariamente a Gabriel Hernández.

Entonces a Gildo Insfrán y a Inés Lotto de Vechietti, le corresponderían una condena 95 veces superior a los tres años de prisión y la “inhabilitación a perpetuidad” con que ordenaron aplicar a Gabriel Hernández, por una causa prescrita y archivada, y un delito que nunca cometió.

A Gildo Insfran, si la Justicia Federal lo juzga con la misma vara de la Justicia Feudal Aldeana con la que mandó a ejecutar a Hernández, le correspondería 295 años de prisión efectiva, e “inhabilitación a perpetuidad para ocupar cargos públicos”, para él su familia y los nietos de sus nietos.

Esa es la justicia feudal de Gildo Insfrán, la que fue implacabe con él enemigo. La misma que no vio irregularidad y mando a archivar sin investigar la causa que hoy avanza y va a llevar al banquillo de los acusados de Comodoro Py a Gildo Insfrán.

Gabriél Hernández y Vicente Joga, ya esperan sentados en las veredas de sus casas ver pasar el cortejo fúnebre de su adversario político. Otros, propios y extraños. ya se prueban el saco del caído en desgracia. 295 años años de prisión es la moraleja de la arbitrariedad y el abuso de poder. Como gusta decir a Insfrán: “VEO FULE LA COSA”.

LEA TAMBIÉN:

Comments

comments

Comenta aquí