Política

Teléfono para Insfran: De Vido y López procesados por las coimas de Skanska que involucra a Formosa

Los dos ex poderosos funcionarios kirchneristas procesados por «cohecho y administración fraudulenta» en un caso en el que se investigan cheques productos de la corrupción lavados en el FonFiPro de Formosa, que comprometen a Gildo Insfran.

El ex ministro Julio De Vido y el ex secretario de Obras Públicas José López, ambos detenidos por causas de corrupción, fueron procesados este martes por coimas y fraude en el «caso Skanska».

Se trata del primer caso de corrupción de la era kirchnerista, relacionado con irregularidades en la adjudicación de las obras de ampliación de gasoductos, que fue revelado por PERFIL en 2006 y que involucraron al FonFiPro del gobierno de Formosa en lavado de cheques provenientes de Skanka, donde se Investigan 14 millones de pesos en supuestas coimas.

Los cheques por las coimas se pagan a esas empresas fantasmas y el dinero salía de ellas y era girado a Money Market y el Fondo Fiduciario Provincial (Fonfipro), entidades financieras que los convirtieron en efectivo. Una de ellas estaba conectada con Nación Fideicomisos, que era manejada por Néstor Ulloa y la otra al Enargas, comandado por Fulvio Madaro.

El procesamiento, firmado por el juez federal Sebastián Casanello, alcanza también al ex director de Nación Fideicomisos Néstor Ulloa, directivos de la empresa constructora y representantes de empresas de facturación falsa y otros intermediarios, informó el Centro de Información Judicial (CIJ).

La causa investiga el pago de sobornos a funcionarios kirchneristas para ganar licitaciones en la ampliación de gasoductos en el norte y en el sur del país.

Según se reveló, la licitación pública que debía realizarse como procedimiento regular de contratación no se realizó, se modificó por un concurso privado, al cual se invitaron a unas pocas empresas para participar del procedimiento de adjudicación.

El juez entendió que la modificación del procedimiento de contratación (de licitación pública a concurso privado) había sido el punto significativo a partir del cual se dio lugar a los sobreprecios de las obras.

Si bien en el año 2010 se había dispuesto el procesamiento de numerosos imputados, luego fue revocado por la Cámara Federal de Apelaciones. Para entonces se encontraba invalidada la grabación realizada en el marco de una auditoría de Skanska a Javier Azcárate, gerente comercial, quien dio detalles de las operaciones ilícitas realizadas por la empresa constructora. Entre ellas se confirma el pago de sobornos a funcionarios públicos a través de un sistema de facturación falsa montado en el marco del Proyecto de Ampliación de Gas 2005, y de acuerdos ilícitos por la adjudicación de obras que también tendrían en la República de Perú y en la provincia de La Pampa. Recién el año pasado la Cámara Federal de Casación Penal pudo resolver que esa prueba era válida.

A partir de entonces, el fiscal Carlos Stornelli -quien tiene a su cargo la instrucción de la causa- requirió las indagatorias del ex ministro de Planificación, del ex secretario de Obras Públicas y de otros veintinueve imputados, que incluyó a ex directivos de Skanska, y a empresarios e intermediarios que intervinieron para canalizar los sobornos a los funcionarios públicos.

Asimismo, la Justicia dispuso embargos de 49 millones de pesos para cada uno de los funcionarios públicos y de los directores y gerentes de Skanska, quienes fueron procesados por el delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública y de cohecho. Mientras que a los restantes intervinientes (empresas de facturación falsa e intermediarios que negociaron los cheques) se los procesó sólo por el delito de cohecho en calidad de coautores. Con el mismo propósito, se les fijaron embargos por 14 millones de pesos.

FONFIPRO

El Fondo Fiduciario Provincial (Fonfipro), un organismo oficial de la provincia de Formosa, aparece vinculado a los dos mayores casos de corrupción que volvieron a ver la luz este año. Está en la ruta de las coimas pagadas por la constructora sueca Skanska, para ampliar gasoductos en 2005, y en 2010 contrató al supuesto testaferro de Amado Boudou (Bandebroele) para el supuesto refinanciamiento de la deuda pública formoseña por $ 7,6 millones, por lo que el ex vicepresidente está acusado de recibir parte de ese dinero. Parte de ese dinero (2,2 millones) retorno en el acto al testaferro del gobernador Martín Cortés.

El Fonfipro fue creado en 2004 por Insfrán. Su administrador, Jorge Melchor, ya fue citado a indagatoria por la maniobra que implica a Boudou y fue investigado por Skanska. El ente fiduciario formoseño administra dinero que llega del pago de créditos de asistencia al sector productivo primario de Formosa y la venta de fibra de algodón que el Estado compra a los productores y luego comercializa en el mercado nacional.

Pero en la práctica aparece como una caja, de la que sale dinero del Estado y hasta se canjean cheques como si fuera una cueva de la City. Entre los proyectos que financió el Fonfipro está la construcción en la provincia de la supercosechadora Quantum, presentada en Rusia por el kirchnerismo como el emblema de la maquinaria agrícola argentina que iba ser exportada a todo el mundo, y terminó en 2012 en el parque industrial formoseño con las gomas desinfladas y semidesmantelada.

El Fonfipro es el organismo que firmó un memorándum de entendimiento el 5 de marzo de 2009 con Alejandro Paul Vandenbroele, con procesamiento firme como testaferro de Amado Boudou, para refinanciar la deuda pública formoseña. Insfrán firmó un decreto el 24 de abril de ese año para redireccionar fondos hacia el organismo para pagar estas tareas de «ingeniería legal y financiera».

A los 15 días, el sábado 9 de mayo, Vandenbroele presentó una propuesta para refinanciar la deuda provincial. Al mes asumió Boudou como ministro de Economía. El 11 de septiembre de 2009, Vandenbroele, como presidente de The Old Fund, firmó con Jorge Melchor, presidente del Fonfipro, un contrato por la tarea. La consultora privada cobró un total de $ 7,6 millones. The Old Fund era tan improvisada que no tenía ni talonario de facturas. Lo imprimó en febrero de 2010. Usó la N° 3 para percibir este pago el 20 de mayo de 2010. La N° 1 y la N° 2 fueron anuladas por la consultora, que no tenía empleados ni experiencia para esta tarea.

Insfrán se reunió con Boudou varias veces por este asunto en ese tiempo. Al día siguiente, Vandenbroele recibió el dinero en el Banco Macro y compró dólares debitados de su cuenta. A su vez transfirió $ 2,2 millones de su cuenta a Estrategia de Imagen y Comunicación SRL, con cuenta en el Standard Bank. Esta empresa es de Martín Cortés, director y accionista del Banco de Formosa.

Las comunicaciones para esas fechas entre Vandenbroele y José María Núñez Carmona, ex socio y amigo de Boudou, lo ponen al ex vicepresidente como sospechoso de haber recibido parte del dinero transferido a Formosa.

La ruta de Skanska

Mientras el caso de Formosa se acelera, Skanska resucita.

En esa causa, la ruta del soborno pasa por Fonfipro. Skanska confesó en una grabación realizada por sus auditores que repartió sobornos para adjudicarse la ampliación de dos gasoductos. El monto de la coima era del 5% del contrato que se repartiría 3% para el Enargas y 2% para Nación Fideicomisos. El Enargas estaba a cargo de Fulvio Madaro y Nación Fideicomisos, de Néstor Ulloa. Ambos están con sobreseimientos firmes en esta causa porque la grabación con la confesión de la coima fue anulada como prueba por la Sala I de la Cámara Federal. Pero ahora la Casación la convalidó y el fiscal Stornelli pidió anular e investigar de nuevo a todos.

La coima salía de Skanska mediante cheques que se pagaron a empresas fantasma que emitieron facturas falsas por servicios que nunca prestaron. Unos cheques se depositaron en la financiera Money Market, a la que la Justicia vincula con Madaro. Otros fueron cambiados en Fonfipro, a la que la Justicia vincula con Ulloa.

Se depositaron allí cheques de Skanska por $ 312.000. Empresas fantasma depositaron otros doce. Los cheques endosados a nombre del Fonfipro fueron emitidos desde cuentas bancarias en las que se habían depositado cheques librados por Skanska a tres de las empresas por servicios nunca prestados.

Uno de los cheques que libró Skanska a nombre de Cooperativa de Consumo y Vivienda Cris Ltda. fue depositado en la cuenta de la empresa en el Banco Ciudad. Desde allí partieron tres cheques que terminaron en el Fonfipro. Constructora La Nueva Argentina SA, que recibió seis cheques de Skanska por 584.271 pesos, depositó dos en el Banco de la Provincia de Santa Cruz. Parte de esos valores terminaron en el Fonfipro. Cunumi SA, a la que se le dieron nueve cheques de Skanska por $ 854.128, los depositó en el Banco Ciudad. Cinco fueron al mismo organismo.

La conexión entre Ulloa y el Fonfipro fue descubierta por un entrecruzamiento de llamadas que hizo la Gendarmería en 2006. Entre abril y agosto de 2005, y en agosto de 2004 se efectuaron llamadas desde un celular de Personal de Néstor Ulloa, a dos líneas con las características 4393 y 4328, que corresponden a las dos sedes del Fonfipro en Buenos Aires, el ente público formoseño en el que se tocan dos casos de corrupción.

Comments

comments

Comenta aquí