Política

Torpeza policial: La Mañana volvió a cuestionar la gestión del Ministro González, la falta de formación de los efectivos y los abusos en pandemia

Tras el escándalo por los “testigos truchos” con cuyo testimonios falsos la policía provincial armaba causas, la editorial de el diario La Mañana, volvió a criticar la pésima gestión de seguridad del gobierno de Insfran, y a cuestionar el desempeñó de la policía.

El allanamiento por error a dos viviendas de una familia del barrio San Antonio, en el que efectivos policiales no sólo produjeron daños materiales sino que ejercieron violencia física según denunció una joven madre que se encontraba durmiendo en uno de esos domicilios con su bebé de tan solo un mes, vuelve a poner en tela de juicio la formación que reciben las personas que deciden -por vocación o por no conseguir otro trabajo- integrar una fuerza de seguridad.

Reiteramos que una de las más serias falencias de las fuerzas policiales está dada por la inadecuada capacitación a las y los agentes, lo cual repercute en el desempeño policial impidiendo una mayor eficacia en el cumplimiento de su función, y afectando la imagen institucional

La propia Defensoría del Pueblo de la Provincia ha sido clara al pronunciarse sobre el lamentable episodio ocurrido el martes último: «Se hace necesario un compromiso político del Gobierno nacional y de los provinciales para impulsar reformas de fondo que transformen las prácticas de las policías de todo el país».

Además de suscribir este párrafo, La Mañana considera oportuno señalar los problemas que la Policía de Formosa, en particular, ha tenido durante la cuarentena por el coronavirus, muchos de ellos vinculados con tratos abusivos o desmesurados por parte de algunos agentes contra ciudadanos/as que, en medio de ampulosos operativos para el cumplimiento de estrictas medidas sanitarias, consideraron vulnerados sus derechos.

A casi cuatro décadas del fin de la dictadura que tanto descrédito militar y policial produjo en toda la Argentina, muchas fuerzas provinciales siguen tropezando con sus propias torpezas

Coincidiendo con el Organismo de la Constitución, reiteramos que una de las más serias falencias de las fuerzas policiales de nuestro país está dada por la inadecuada capacitación que se les brinda a las y los agentes, lo cual repercute en el desempeño policial de dos maneras: impidiendo una mayor eficacia en el cumplimiento de su función, por un lado, y afectando la imagen institucional, por otro.

A casi cuatro décadas del fin de la dictadura que tanto descrédito militar y policial produjo en toda la Argentina, muchas fuerzas provinciales siguen tropezando con sus propias torpezas en el camino de la reconciliación con la sociedad, que en general sigue cuestionando la formación de los distintos cuadros y demandando un mayor entrenamiento en materia de tácticas de prevención.

La deficiente capacitación de muchos policías se advierte en la débil defensa de los valores legales

Gracias al testimonio de una joven formoseña que denunció las irregularidades cometidas durante el incorrecto allanamiento, como ser la falta de exhibición de la orden judicial, la extrema violencia que implica el ser apuntada con un arma y una vez advertido el error el intento de hacerle firmar «un papel en blanco», la Jefatura policial dispuso la instrucción de una causa administrativa al oficial a cargo del pésimo procedimiento.

La pregunta es, ¿se soluciona el problema de las malas actuaciones policiales encontrando un responsable en cada caso? La respuesta es NO.

La propia institución debe reconocer que se trata de una falla persistente en la preparación de sus numerarios, que crea roces innecesarios con la ciudadanía, que reclama mayor seguridad, sí, pero sin que se vean afectadas las garantías constitucionales.

Como ya hemos dicho en esta columna, la deficiente capacitación de muchos policías se advierte en la débil defensa de los valores legales. De ahí la urgencia de socializar a todas las fuerzas en la cultura del respeto de la ley, los derechos y garantías.

Comenta aquí