PolicialesPolítica

Tras el homicidio en el barrio San José Obrero, vecinos arremetieron contra la casa del policía que lo mató a sangre fria

Violentos incidentes se registraron durante la noche del viernes en la calle Chaco y barrera del barrio San José Obrero, donde un grupo de personas indignados por el asesinato del joven, atacaron la casa del policía y a los policías que custodiaban la casa del efectivo policial acusado del homicidio del  joven.

Al menos dos efectivos del DDR resultaron lesionados, se dañaron ocho escudos y dos cascos y se secuestraron bombas molotov y elementos contundentes, restableciéndose la tranquilidad del vecindario.

Luego del caso de homicidio ocurrido en la tarde del viernes, se montó un dispositivo de seguridad en la casa del detenido con la finalidad de evitar que familiares, amigos y vecinos pretendan hacer justicia por manos propias, afectándose efectivos del Destacamento de Desplazamiento Rápido (DDR).

Alrededor de las 21:50 horas, un numeroso grupo de personas arremetieron con violencia contra los funcionarios públicos apostados, con claras intenciones de quemar la casa y agredir a la familia del efectivo detenido en el marco de la investigación del asesinato de un joven, arrojando todo tipo de elementos contundentes y bombas molotov.

Con el transcurrir de las horas y la inusitada violencia demostrada por los vecinos, la Policía optó por retirar a la familia del victimario en resguardo de su integridad física y sus vidas, trasladándolos a un lugar seguro.

Producto de la refriega durante unas horas, dos integrantes del DDR resultaron con lesiones en el rostro y otras partes del cuerpo, debiendo trasladarlos al Hospital Central para su atención.

Además rompieron ocho escudos y un casco de protección. También provocaron daños a la vivienda del funcionario policial detenido.

Con la colaboración del perito y fotógrafo de la Dirección de Policía Científica, se realizaron las diligencias procesales del incidente, procediéndose al secuestro de elementos contundentes y dos botellas de vino con mecha y líquido inflamable (molotov) arrojada a la casa y a los efectivos, que serán incorporadas como elementos de prueba en una causa judicial por “Intimidación Pública, Atentado y Resistencia contra la Autoridad, Agresión con elementos Contundentes, Daño y Lesiones”.

El relato de la policía provincial

Alrededor de las 18:30 horas del viernes, en la calle Eva Perón y barrera del barrio San José Obrero de esta ciudad terminó con una herida de bala.

Según las diligencias realizadas, un joven de 26 años, cabo de la Policía de Formosa, transitaba vestido de civil hacia su vivienda particular, cuando habría sido interceptado por un menor de 16 años, quien munido de un arma fuego y armas blancas pretendió agredirlo.

Producto de esa situación, se habría generado una gresca entre ambos, motivando que el funcionario policial en su afán de defenderse y evitar ser agredido con el arma de fuego o el cuchillo, extraiga su arma de fuego y efectué un disparo que impactó en el cuerpo de su agresor, quien quedó tendido en el suelo.              

El efectivo informó lo sucedido a la línea de emergencias 911,  arribando al lugar personal de la Subcomisaría Bernardino Rivadavia, de la zona 1 del Comando Radioeléctrico, Seccional Primera, Drogas Peligrosas y del Departamento Informaciones Policiales, auxiliando al joven herido hasta el Hospital Central, donde minutos después se produjo su muerte. .

El caso se informó al juez y fiscal de turno, disponiendo la detención del funcionario público, el secuestro de un arma de fuego y dos cuchillos. También ordenó que personal del Centro de Investigación Forense (CIF) realice las pericias del caso.

Comenta aquí