InternacionalesNacionalesPolítica

Tras un largo silencio, Cristina Kirchner habló de la guerra en Ucrania sin repudiar la invasión de Rusia y la comparó con la situación de las Islas Malvinas

Tras un largo silencio respecto a la invasión que Rusia lleva adelanteCristina Kirchner finalmente se pronunció sobre la guerra en Ucrania. Para ello, usó su cuenta de Twitter y comparó el conflicto bélico con la situación de la Islas Malvinas y habló de un “doble estándar de las grandes potencias”, aunque no se refirió a lo sucedido como un acto violatorio de la soberanía y la integridad territorial ni mencionó al presidente ruso, Vladimir Putin.

Desde el comienzo de su comunicado, se refirió al conflicto de 2014 entre los dos países que están disputa, cuando la Argentina votó a favor de Ucrania. “A 40 años de Malvinas y a 8 del conflicto entre Ucrania y Rusia por la península de Crimea: refrescando la memoria de algunos y algunas”, escribió Kirchner.

“En el año 2014, siendo presidenta de la Nación y Héctor Timerman nuestro canciller, la Argentina formaba parte, en carácter de miembro temporario del Consejo de Seguridad de la ONU”, compartió, y recordó: “En ese año, el día 15 de marzo, se trató en dicho organismo, una resolución presentada por EE.UU. que exhortaba a la comunidad internacional a no reconocer el resultado del referéndum por la independencia de Crimea, previsto para el domingo 16 de marzo de ese mismo año”.

Así, la Kirchner se retrotrajo ocho años, a los tiempos de su segundo mandato como presidenta y su postura respecto al conflicto de aquel entonces: “Ese día 13 de los 15 países miembros del Consejo de Seguridad, entre ellos la Argentina, votaron a favor del texto presentado por EE.UU. que defendía la ‘soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial’ de Ucrania”.

De este modo, la vicepresidenta insistió en el voto a favor de Ucrania que tuvo su gestión en el marco del conflicto de 2014. “O sea: la Argentina apoyó a Ucrania basada en el principio de integridad territorial, pilar del derecho internacional. Rusia, uno de los cinco miembros permanentes con derecho a veto, ejerció dicho privilegio y se pronunció en contra. China se abstuvo”, señaló.

Cristina Kirchner recordó cuando junto con el canciller Héctor Timerman votaron a favor de la resolución de Estados Unidos para no reconocer como independiente a Crimea
Cristina Kirchner recordó cuando junto con el canciller Héctor Timerman votaron a favor de la resolución de Estados Unidos para no reconocer como independiente a CrimeaArchivo

Así, Kirchner trazó su hipótesis respecto a lo que ella considera las causas del nuevo enfrentamiento entre estos dos países y apuntó contra las principales potencias: “Y en este episodio que relato radican los dos principales problemas que afectan la seguridad y la paz globales: 1- El doble estándar de las grandes potencias en materia de derecho internacional a la hora de tomar decisiones. Remember Malvinas y el referéndum de los Kelpers, y 2…”.

En segundo lugar, criticó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por la jerarquía empleada a la hora de las votaciones dentro del organismo. “El anacronismo del Consejo de Seguridad de la ONU que sigue, desde la 2da Guerra Mundial, sin modificar el statu quo de los países vencedores que se acordaron a sí mismos sillas permanentes con derecho a veto y al resto de los países, sillas temporarias y voto testimonial”, cuestionó la vicepresidenta.

“¿Alguien piensa que con estos privilegios y aplicando o no el derecho internacional según les convenga a los países poderosos del mundo, estamos cuidando la seguridad global y la paz mundial?”, se preguntó.

Por otro lado, recordó los mensajes que publicó en 2014 sobre el conflicto. “Resultaría una trágica paradoja que en 2014, centenario de la Primera Guerra Mundial, Europa o el mundo deba enfrentar conflictos armados”, había escrito.

La comparación con la situación de las Islas Malvinas

“La Argentina sufre el cercenamiento territorial por parte del Reino Unido de las Islas Malvinas. Y sin embargo el Reino Unido y Estados Unidos se han manifestado a favor del referéndum que los kelpers han hecho hace pocos días y que carece de todo valor”, publicó. Y comparó la península de Crimea con las Islas Malvinas: “Si carece de valor el de Crimea a escasos kilómetros de Rusia, mucho menos puede tener valor uno de una colonia de ultramar a más de 13.000 kilómetros”.

Y remató: “O estamos de acuerdo con todas las integraciones territoriales y el respeto de la soberanía de los países y a sus historias o vivimos en un mundo donde no hay derechos, no hay respeto a lo que decimos, donde fundamentalmente prima la relación del más fuerte”.

“El respeto al derecho internacional junto a la verdad y la coherencia entre las ideas y las acciones no parecen ser atributos de las potencias globales. Hoy 27 de febrero del 2022, sigo pensando lo mismo”, cerró.

El giro de Cristina Kirchner hacia Putin

Los tuits de la vicepresidenta dejaron fuera del recuerdo detalles no menores de ese pasado reciente. Por caso, que después de apoyar “la soberanía territorial” de Ucrania el 15 de marzo de 2014, mientras ocupaba una silla temporaria en el Consejo de Seguridad de la ONU, el 27 de marzo de 2014 la Argentina se abstuvo cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por amplia mayoría una resolución que apoyaba la integridad territorial de Ucrania.

Dos días antes del cambio de postura en la Asamblea General de la ONU, Cristina Kirchner y Putin habían compartido una conversación telefónica en la que, según trascendió, intercambiaron elogios y el mandatario ruso agradeció que la presidenta no cuestionara la avanzada militar rusa.

En un comunicado posterior, el Kremlin destacó que durante el llamado “se acentuó la importancia de una estimación integral de las tradiciones nacionales, históricas y culturales de los pueblos”. También subrayó que Cristina Kirchner había apuntado contra “la ineficacia de la aplicación de sanciones que solo impiden el diálogo constructivo”. Moscú casi no tuvo entonces gestos similares de otros países.

Además de criticar las sanciones contra Rusia, y para profundizar la relación entre ambos países, Cristina Kirchner invitó en julio de ese año a Putin al país. Fue la primera visita a territorio argentino. Un año después, en 2015 fue la expresidenta la que visitó Moscú con la intención de reforzar los lazos económicos y estratégicos entre el Kremlin y la Casa Rosada. Los diplomáticos ucranianos no tenían la misma suerte en los despachos oficiales de la Argentina.

En la visita, Cristina Kirchner condenó “la injerencia de los países en asuntos internos de otros” e insistió en su rechazo a las políticas que aplicaban contra Putin la Unión Europea y Estados Unidos.

Comenta aquí