Política

Villa 213: funcionarios de Educación apretaron a los Estudiantes para que levanten la toma del ISFD

Funcionarios del ministerio de Educación se constituyeron en el Instituto “tomado” con la idea de solucionar el conflicto, tratando de “embarrar” la credibilidad, honestidad e idoneidad de López Pereyra. Voz Docente y Docentes Autoconvocados se solidarizaron con el docente y hablaron de persecución y discriminación por ser partidariamente «independiente» y profesionalmente correcto.

Se desgastaron en discursos de la polítiqueria educacional y las becas, pero como no convencieron a los chicos, mostraron otro lado escuro, al tirar una clara amenaza: “por el bien de Uds. les sugerimos que desistan de esta toma”.

Un día después de los hechos que pusieron como protagonistas a los jóvenes estudiantes del Instituto de Villa Dos Trece, toda la provincia tomó conocimiento de una maniobra pergeñada de manera artera, aunque increíblemente burda, que expone el modus operandi del Ministerio de Cultura y Educación.

«…los emisarios del gobierno, se comportaron como inescrupulosas barras bravas que no dudaron en su intento de “meter miedo” a chicos…».

Pero más aún, porque si esto fuera poco, buscan “embarrar” la credibilidad, honestidad e idoneidad de López Pereyra, denunciando que supuestamente reaccionó ante la increíble y sin sustento legal resolución, rayando el automóvil de un funcionario.

En el colmo de lo increíble y vergonzoso, los chicos de la toma del Instituto, se mostraron seguros e inflexibles en su postura, pero coherentes y dispuestos a escuchar a los funcionarios. En la mañana del viernes, arribaron funcionarios entre los que estuvieron el Delegado Zonal de Villa Dos Trece, Edgardo Schmidt y Eduardo Mastori, Director de Educación Superior. La reunión duró más de dos horas y no hubo ningún acuerdo.

Un grupo minoritario de alumnos participó de la reunión, mientras el resto aguardaba novedades. Por eso cuando salieron todos, respondieron sintéticamente los resultados: “directamente vinieron a ningunearnos y se tomaron el tiempo para hablar de planes sociales y becas, pero como no le pelamos se dedicaron a amenazarnos si no desistíamos en nuestra postura”.

La síntesis fue perfecta, y patética viniendo de funcionarios que son del área educativa, que evidentemente poco aprendieron en el campo de la didáctica y la estrategia para llegar a los jóvenes. Lejos quedó Jean Piaget que se esforzó en elaborar una teoría cognitiva, porque en definitiva los emisarios del gobierno, se comportaron como inescrupulosas barras bravas que no dudaron en su intento de “meter miedo” a chicos que están estudiando una carrera para algún día ser profesionales.

Ahora el Gobierno Provincial tiene bien claro que los jóvenes tienen una idea clara de las cosas. Los mismos entienden perfectamente que el desplazamiento del docente es ilegal, violatorio de los derechos y -sobre todo- partidista. Pero tantos años en el poder, les dieron a estos funcionarios la experiencia de que pueden superar el conflicto apostando al apriete y al desgaste de los jóvenes en la toma. Jamás se dio un debate serio y coherente, donde las partes expongan las ideas.

ASAMBLEA DE ESTUDIANTES

Anoche los jóvenes manifestantes iniciaron un análisis y debate interno, convencidos de que están en su derecho reclamar y ser escuchados, pero la diferencia es que son estudiantes y tienen responsabilidades. La mayoría aún vive en la casa de sus padres y tienen paralelamente el compromiso en sus estudios, una obligación laboral para su material bibliográfico, ropas, combustible. Otros ya son padres, que tienen que llevar el sustento a sus hijos. Entienden que el reclamo es justo, pero no pueden permanecer en una toma y menos hacer que sus interlocutores entren en razón.

Pero una cosa quedó en claro, porque las redes sociales replicaron lo ocurrido y los gremios más combativos en la figura de Nilda Patiño y de Carlos Toloza, pusieron a disposición de López Pereyra los asesores legales, pero a su vez lo denunciaron en varios medios provinciales.

López Pereyra nunca sospechó lo que se le venía esta semana. En el día que cumplió 30 en su carrera docente, le notificaron el desplazamiento en su cargo. Pero no sospecharon la reacción de los alumnos y que eso termine en un escándalo provincial de insospechadas derivaciones. Cuando el docente llegó la esa unidad educativa, sus alumnos lo recibieron en efusivo abrazo. Entonces le inventaron una denuncia, culpándolo de rayar el automóvil de un funcionario. Ahora el docente tuvo que iniciar una estrategia legal, patrocinada por el Dr. Armando Peyró, pero uno de los dirigentes estudiantiles lo gritó a viva voz en la marcha: “los hechos están claros; atacar al capitán para luego buscar hundirnos el barco, pero no lo vamos a permitir”.

Comments

comments

Comenta aquí