Sin categoría

Zinedine Zidane: los secretos de una decisión y de una espera

 1,134 total views,  2 views today

Lo saben todos en Cabila, territorio argelino independizado de Francia: Zinedine Zidane es mago y señor. Es uno más de ese espacio, aunque allí no viva. Sucede que el hombre que ahora luce rapado por los caminos del mundo se hizo orgullosa bandera de esa geografía desde donde sus padres, Smail y Malika, partieron hacia la aventura del sur europeo, a Marsella.

No hay azar ni casualidad en su decisión que se entiende poco: Zizou siempre espera.

Esperó cuando le costaba la convocatoria al seleccionado galo al que sacó campeón del mundo, en 1998. Esperó, conduciendo a la filial del Real Madrid, cuando quería ser técnico en la élite. Las puertas de la Casa Blanca se le abrieron luego. Y espera ahora, de nuevo. ¿Será el próximo entrenador de Francia una vez que Didier Deschamps salude desde afuera el mejor ciclo de la historia de Les Bleus?

Mirá también

Un reconocido jugador francés le reclama la renuncia al DT campeón del mundo

No se sabe. Pero Zidane espera. Y lo hace desde un lugar que le resulta cercano, propio. Lo cuentan todas las agencias de noticias: será el nuevo asesor de la dirección deportiva de la Juventus. Se reencontrará, de algún modo o de varios, con el jugador junto con el que consiguió la gloria perpetua como entrenador bajo el cielo del Santiago Bernabéu. Sí, el portugués Cristiano Ronaldo.

El Real Madrid quiere a dos figuras mundialistas para olvidar rápido a Cristiano Ronaldo

No se trata sólo de ese detalle: Zidane regresará al club en el que se convirtió en una figura universal, vestido de bianconero y de enganche astuto. Allí donde jugó cinco años a puro despliegue de su condición de figura que encanta.

Ya pasó en días recientes en el Real Madrid. Hace historia sin pretenderlo, con la parsimonia que le pone a cada palabra. Como si a cada paso que da un hito lo habitara. Fue el líder de la primera generación de la Francia campeona del mundo, aquel otro seleccionado multicolor, raíz de Africa y de tantas colonias. El mismo que después, con los presuntos retazos de su talento, brindó destellos para jugar otra final universal, la de Alemania 2006, ante Italia. Fue mago al picarla y fue demonio al cabecear al rival -Marco Materazzi- que había insultado a su origen y a su familia. Ya como entrenador, desde las sombras, pasó de segundón a señor del vestuario bravo del Real Madrid. Ganó todo lo que se podía en el ámbito internacional, tres Champions League sucesivas incluidas. También fue vencedor en el territorio local.

Pero el hombre dijo que no a darle continuidad a semejante ciclo guardado en el pedestal de los tiempos. El perfecto vencedor dijo que ya no quería seguir al frente de la gloria repetida. Al respecto, contó en su última conferencia de prensa como entrenador. “No veía con claridad que íbamos a poder ganar en lo que se venía. Y a mí no me gusta perder, soy ganador en todo lo que juego. Llega un momento que dices que es mejor cambiar para no seguir y hacer tonterías”, contó, sin traumas, sin actuaciones dramáticas. Quizá harto. Quizá dispuesto a esperar, de nuevo.

Secretos de Zinedine Zidane: ¿Por qué se fue del Real Madrid?

“Hay cosas que me guardo”, señaló en la despedida con sonrisas y abrazos. ¿Y qué se guardó? Dirigir a Deportivo Ganar no es sencillo. El lo sabe. Lo aprendió desde sus tiempos de crack, cuando el mismo presidente de estos días felices, Florentino Pérez, planeaba la Casa Blanca de “Zidanes y Pavones”, de estrellas y pibes.

Ahora, Zizou vuelve a Turín y lo espera un cariño similar al que le ofrece la Cabila de su gente. Es otra certeza: también allí, en el norte de Italia, se hizo bandera y amigo.

Comments

comments

Comenta aquí